El regulador Americano inicia la transformación de la Banca con Blockchain y Stablecoins

Actualizado: mar 23



Autores: Carlos Valderrama (más información aquí) y Alejandro Osornio Sánchez (más información aquí)


Contexto


El día de ayer, 4 de enero de 2021, la Oficina del Contralor de la Moneda de Estados Unidos (“OCC”), reveló una postura histórica en un comunicado que impactará el uso de la tecnología blockchain en el sector financiero (“Comunicado”)(más información aquí) que estamos seguros permeará paulatinamente en el resto del mundo.


¿Qué es la OCC?


La OCC es una oficina independiente del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos la cual establece, regula y supervisa todos los bancos nacionales, las asociaciones federales de ahorro y las sucursales y agencias federales de bancos extranjeros (más información aquí).


El objetivo principal de la OCC es asegurar que los bancos que supervisan funcionen de manera segura y sólida, proporcionen un acceso justo a los servicios financieros, traten a los clientes de manera equitativa y cumplan con las leyes y reglamentos aplicables (más información aquí).


En este sentido, de conformidad con el Comunicado, la OCC consideró que los bancos pueden utilizar “redes de verificación de nodos independientes” (“INVN”) y stablecoins para la realización de pagos en el desarrollo de actividades que les son permitidas actualmente.


¿Qué son las INVN?


Una INVN consiste en una base de datos electrónica compartida donde las copias de la misma información se almacenan en múltiples ordenadores.


Una forma común de una INVN son los denominados “distributed ledgers”, los cuales son utilizados para múltiples casos de uso, entre ellos, para registrar transacciones realizadas con activos virtuales o criptoactivos.


Los participantes dentro de las INVN, conocidos como “nodos”, generalmente validan las transacciones, almacenan el historial de las mismas y transmiten los datos a otros nodos.


¿Qué son las Stablecoins?


Como lo mencionamos en nuestra publicación GAFI + Stablecoins (más información aquí), las Stablecoins son criptoactivos diseñados para imitar el valor de las divisas o monedas de curso legal (conocidas comúnmente como “Fiat”) como lo son el peso, el dólar o el euro. Lo anterior, permite que los usuarios puedan transferir valor en internet de forma rápida y barata en todo el mundo, manteniendo la estabilidad de los precios y contrarrestando la típica volatilidad de otros criptoactivos como Bitcoin (más información aquí).


En este contexto, las Stablecoins representan un mecanismo para almacenar, transferir, transmitir e intercambiar el valor monetario de una Fiat subyacente, lo cual es clave para facilitar actividades de pago por ejemplo.


¿Cuál es la postura de la OCC?


Los tribunales en Estados Unidos y la OCC han reconocido que la función principal de los bancos es actuar como intermediarios financieros para facilitar el flujo de dinero y crédito entre las diferentes partes de la economía. Con el paso del tiempo, las actividades de intermediación financiera de los bancos han evolucionado y se han adaptado en respuesta a las cambiantes condiciones económicas y a las necesidades de los clientes.


Debido a la aparición de nuevas tecnologías para facilitar los pagos, existe una creciente demanda en el mercado de pagos en los que se puedan utilizar soluciones más rápidas y eficientes como las tecnologías descentralizadas (por ejemplo, las INVN) para validar y registrar transacciones financieras.


Por lo anterior, la OCC manifestó que un banco puede validar, almacenar y registrar las transacciones de pagos sirviendo como un nodo en una INVN, así como usar INVN y Stablecoins para llevar a cabo actividades de pagos permitidas actualmente a los bancos, de conformidad con el marco jurídico vigente y prácticas bancarias seguras y sólidas.


Asimismo, la OCC hizo notar que el uso de estas nuevas tecnologías conllevan múltiples beneficios pero también riesgos, los cuales pueden ser mitigados ya que los bancos cuentan con la suficiente experiencia para disminuir los posibles riesgos que pudieran suscitarse, por ejemplo, en materia de prevención de lavado de dinero.


Por último, la OCC señala que los bancos deberán consultar a este regulador financiero en caso de que decidan hacer uso de INVN o de Stablecoins, previo al inicio de las actividades que involucren este tipo de tecnologías.


Posibles impactos para México


La postura de la OCC es un mensaje poderoso para el mundo que no solo obligará al regulador financiero mexicano a adentrarse al estudio de nuevas tecnologías para la prestación de servicios financieros, pudiendo incluso generar que consideren replantearse la postura de la “sana distancia” entre el uso de la tecnología Blockchain y el sistema financiero mexicano, sino también es una oportunidad que se presenta para que las entidades financieras decidan probar este tipo de tecnologías.


En este sentido, es importante considerar que la legislación mexicana cuenta con una herramienta prevista en la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (“Ley FinTech”) que al día de hoy no ha sido explotada y cuyo objetivo es precisamente el desarrollo de nuevos modelos de negocio que involucren nuevas tecnologías, hablamos de los Modelos Novedosos o Sandbox Regulatorio.


El uso de esta figura jurídica dentro del sistema financiero mexicano es, sin duda, la mejor herramienta con la que cuentan los participantes del mismo para poder experimentar con nuevas tecnologías en un ambiente controlado y supervisado, motivo por el cual sería de esperarse que el mismo pueda ser explotado para aprovechar el impacto que se espera tenga la postura de la OCC.


Por otro lado, es necesario recordar que en el contexto de la regulación mexicana los Stablecoins no son considerados como activos virtuales, ni como fondos de pago electrónico, por lo que la posibilidad de su uso queda sujeto a interpretación.


Solo para darnos una idea del potencial que tiene el uso de la tecnología en el sector financiero y en particular para México, es preciso recordar que 2020 fue un año histórico para el envío de remesas de Estados Unidos a México con una transaccionalidad que posiblemente superará los $40 mil millones de dólares (más información aquí). En ese sentido, resulta fundamental resaltar que el uso de la tecnología Blockchain genera múltiples beneficios para este servicio pasando por plena transparencia, trazabilidad e incluso la disminución radical de costos involucrados.

Conclusiones


La postura sostenida por la OCC puede ser el principio de una apertura por parte de los reguladores financieros a nivel internacional para el uso de nuevas tecnologías, como puede ser la tecnología Blockchain y los activos denominados Stablecoins.


En nuestra opinión, su adopción era inevitable por lo que la postura de la OCC, además de ser acertada, puede ser un “parteaguas” a nivel internacional imparable, que con un poco de suerte, impactará de manera positiva en la tendencia en materia de regulación y supervisión de este tipo de tecnologías en un futuro cercano generando así múltiples ventajas para el ecosistema FinTech & Blockchain e incluso para la economía mexicana.


Traducción del comunicado y criterio interpretativo


Por lo relevante de su contenido, a continuación, nos tomamos la libertad de traducir el comunicado y criterio interpretativo de la OCC:


Comunicado (Ve el comunicado original aquí)


Comunicado 2021-2 | 4 de enero de 2021


Los bancos y las cajas de ahorro federales podrían participar en redes de verificación de nodos independientes y utilizar Stablecoins para actividades de pago


WASHINGTON- La Oficina del Contralor de la Moneda (OCC) publicó hoy una carta en la que se aclara la facultad de los bancos nacionales y las asociaciones federales de ahorro para participar en las redes de verificación de nodos independientes (INVN) y utilizar los stablecoins para realizar actividades de pago y otras funciones permitidas por los bancos.


"Mientras que los gobiernos de otros países han construido sistemas de pago en tiempo real, los Estados Unidos han confiado en nuestro sector de innovación para ofrecer tecnologías de pago en tiempo real. Algunas de esas tecnologías son construidas y administradas por consorcios bancarios y otras se basan en redes independientes de verificación de nodos, como las cadenas de bloques", dijo el Contralor en funciones de la Moneda Brian P. Brooks. "El Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros articuló recientemente un marco sólido para inaugurar una era de infraestructura financiera basada en los stablecoins, identificando los riesgos importantes y permitiendo al mismo tiempo que esos riesgos se gestionen de manera agnóstica a la tecnología. Nuestro criterio interpretativo elimina cualquier incertidumbre legal sobre la facultad de los bancos para conectarse a las cadenas de bloques como nodos validadores y, por lo tanto, realizar transacciones de pagos con stablecoin en nombre de los clientes quienes, cada vez más, exigen velocidad, eficiencia, interoperabilidad y el bajo costo asociados a estos productos".


El criterio interpretativo de la agencia concluye que un banco nacional o una asociación de ahorros federal puede validar, almacenar y registrar las transacciones de pagos sirviendo como un nodo en una INVN. Asimismo, un banco puede utilizar las INVN y las stablecoins relacionadas para llevar a cabo otras actividades de pago permitidas. Al desplegar estas tecnologías, un banco debe cumplir con la legislación aplicable y con prácticas bancarias seguras, sólidas y justas.


La participación en las INVN dentro del sistema bancario federal puede mejorar la eficiencia, eficacia y estabilidad de las actividades de pago y lograr los beneficios de los pagos en tiempo real de los que ya disfrutan otros países. Por ejemplo, esas actividades pueden ser más resistentes que otras redes de pago debido al carácter descentralizado de las INVN, que permite a un número comparativamente grande de nodos verificar las transacciones de manera fiable. Una INVN también limita la manipulación o la adición de información inexacta a la base de datos porque la información sólo se añade a la red después de que se alcanza un consenso entre los nodos que la validan.


Los bancos también deben ser conscientes de los riesgos potenciales cuando realizan actividades relacionadas con las INVN, incluidos los riesgos operacionales, el riesgo de cumplimiento y el fraude. Las nuevas tecnologías requieren suficientes conocimientos tecnológicos para garantizar que los Bancos puedan gestionar esos riesgos de manera segura y sólida. Los bancos tienen experiencia en la gestión de esos riesgos, que son similares a los de otras actividades electrónicas expresamente permitidas para los bancos, entre ellas la prestación de servicios de custodia electrónica, la actuación como autoridad de certificación digital y la prestación de servicios de procesamiento de datos. Entre los riesgos de cumplimiento, los bancos deben protegerse contra posibles actividades de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo adaptando y ampliando sus programas de cumplimiento para garantizar el cumplimiento de los requisitos de presentación de informes y mantenimiento de registros de la Ley de Secreto Bancario y para hacer frente a los riesgos particulares de las transacciones en criptoactivos.


Los bancos deben desarrollar y aplicar nuevas actividades de forma coherente con las prácticas de gestión de riesgos y deben alinearse con los planes y estrategias comerciales generales de los bancos.


Criterio interpretativo (Para efectos prácticos se eliminaron las referencias, ve el documento original aquí)


Oficina del Contralor de la Moneda (OCC)


Washington, DC 20219


Carta interpretativa 1174

Enero 2021


Interpretación del Abogado Principal de la OCC sobre la Facultad del Banco Nacional y la Asociación Federal de Ahorros para utilizar las redes de verificación de nodos independientes y Stablecoins para las actividades de pago


4 de enero de 2021


I. Introducción y resumen de la conclusión


En este criterio interpretativo se aborda la permisibilidad jurídica de ciertas actividades de pago que entrañan el uso de nuevas tecnologías, incluido el uso de redes de verificación de nodos independientes (INVN o redes) y stablecoins, para realizar y facilitar actividades de pago. Los bancos nacionales y las asociaciones federales de ahorro (denominados colectivamente "bancos") pueden utilizar las nuevas tecnologías, incluidas las INVNy lAs stablecoins relacionadas, para desempeñar funciones permitidas por los bancos, como las actividades de pago.


Una INVN consiste en una base de datos electrónica compartida en la que se almacenan copias de la misma información en varias computadoras. Una forma común de una INVN es un registro distribuido. En estos registros se anotan las transacciones. Los participantes de una INVN, conocidos como nodos, normalmente validan las transacciones, almacenan el historial de las mismas y transmiten los datos a otros nodos.


Un stablecoin es un tipo de criptoactivo que está diseñado para tener un valor estable en comparación con otros tipos de criptoactivos. Por lo general, los stablecoins respaldados por una moneda fiduciaria pueden intercambiarse por la moneda fiduciaria subyacente, en la que una unidad del stablecoin puede cambiarse por una unidad de la moneda fiduciaria subyacente. Un ejemplo de stablecoin como mecanismo para facilitar las actividades de pago es el pago de remesas, que a menudo entraña transferencias transfronterizas de dinero.


Los tribunales y la OCC han reconocido desde hace mucho tiempo que la función primordial de los bancos es actuar como intermediarios financieros, facilitando la corriente de dinero y crédito entre las distintas partes de la economía. "El objeto mismo de la banca es contribuir al funcionamiento de las leyes del comercio sirviendo de canal para llevar el dinero de un lugar a otro, según lo exijan el aumento y la disminución de la oferta y la demanda, y puede hacerse mediante el redescuento del papel del banco o mediante alguna otra forma de préstamo". Los precedentes y la historia reflejan que la función de un banco como intermediario financiero puede adoptar muchas formas: proporcionar servicios de transmisión de pagos, pedir prestado a los ahorradores y prestar a los usuarios, así como participar en los mercados de capital. En su calidad de intermediarios reconocidos entre otros participantes no bancarios en los mercados financieros y los sistemas de pago, los bancos poseen los conocimientos técnicos necesarios para facilitar el intercambio de pagos y valores entre las partes y liquidar las transacciones para las mismas, así como para gestionar su propia posición de intermediación.


A lo largo del tiempo, las actividades de intermediación financiera de los bancos han evolucionado y se han adaptado en respuesta a las condiciones económicas cambiantes y a las necesidades de los clientes. Los bancos han adoptado nuevas tecnologías para llevar a cabo actividades permitidas por los bancos, incluidas las actividades de pago. La aparición de nuevas tecnologías para facilitar los pagos, apoyar las transacciones financieras y atender a las necesidades financieras cambiantes de la economía ha dado lugar a una demanda de que los bancos utilicen las INVN para desempeñar sus funciones tradicionales. Las cambiantes necesidades financieras de la economía quedan bien ilustradas por la creciente demanda en el mercado de pagos más rápidos y eficientes mediante el uso de tecnologías descentralizadas, como las INVN, que validan y registran las transacciones financieras, incluidas las transacciones de stablecoin.


Los participantes en la industria reconocen que la utilización de las stablecoins para facilitar los pagos puede combinar la eficiencia y la rapidez de las monedas digitales con la estabilidad de las monedas existentes. Como se comentó abajo, las Stablecoins pueden proveer medios para transmitir valor denominado en monedas existentes usando tecnología INVN. Las Stablecoins proporcionan un medio por el cual los participantes en el sistema de pago pueden aprovechar las ventajas potenciales asociadas a las INVN. El comercio mundial de stablecoin asciende a miles de millones de dólares y la demanda de stablecoin sigue creciendo.


Como se examina más adelante, las INVN y las stablecoins relacionadas representan nuevos medios tecnológicos para llevar a cabo actividades de pago autorizadas por los bancos. Por consiguiente, llegamos a la conclusión de que un banco puede validar, almacenar y registrar las transacciones de pago sirviendo de nodo en una INVN. Asimismo, un banco puede utilizar las INVN y las stablecoins relacionadas para realizar otras actividades de pago permitidas. Un banco debe llevar a cabo estas actividades de conformidad con la legislación aplicable y con las prácticas bancarias seguras y sólidas.


Como se señaló en una declaración reciente del Grupo de Trabajo del Presidente sobre los Mercados Financieros, los acuerdos de stablecoin "deben tener la capacidad de obtener y verificar la identidad de todas las partes que realizan transacciones, incluso de las que utilizan carteras no alojadas". "El acuerdo de la stablecoin debe contar con sistemas, controles y prácticas apropiados para gestionar estos riesgos, incluso para salvaguardar los activos de reserva. Entre las prácticas sólidas de gestión de las reservas figuran la garantía de un coeficiente de reserva de 1:1 y recursos financieros adecuados para absorber las pérdidas y satisfacer las necesidades de liquidez".


II. Discusión


La OCC ha reconocido que las actividades permitidas por los bancos pueden llevarse a cabo con tecnologías nuevas y en evolución. Los bancos pueden utilizar medios o instalaciones electrónicas para desempeñar cualquier función o proporcionar cualquier producto o servicio como parte de una actividad autorizada. De conformidad con este precedente, los bancos pueden servir de nodo de una INVN y utilizar las INVN y los establecimientos conexos para llevar a cabo las actividades bancarias permitidas, incluidas las actividades de pago autorizadas.


Los bancos nacionales pueden realizar actividades relacionadas con los pagos como actividades propias de la actividad bancaria. La OCC ha determinado que "las actividades del sistema de pago (por ejemplo, la transmisión de mensajes de pago electrónico, el procesamiento de pagos electrónicos y la liquidación de pagos entre los miembros) forman parte claramente de la actividad bancaria y son coherentes desde el punto de vista funcional con la función primordial de los bancos como intermediarios financieros". De manera similar, las FSA pueden permitir actividades conexas de pagos y transferir los fondos de los clientes "por cualquier mecanismo o dispositivo", incluso por medios electrónicos.


La OCC ha reconocido en repetidas ocasiones que los bancos pueden realizar actividades de pago permitidas utilizando tecnologías nuevas y en evolución. Como se ha señalado anteriormente, los bancos pueden utilizar medios o instalaciones electrónicas para realizar cualquier función, o proporcionar cualquier producto o servicio, como parte de una actividad autorizada. Además, la OCC ha permitido explícitamente a los bancos nacionales adoptar nuevas tecnologías como medio de ejecución de servicios de pago, de conformidad con las prácticas bancarias seguras y sólidas y la legislación aplicable. Por ejemplo, la OCC ha llegado a la conclusión de que los bancos nacionales pueden realizar actividades relacionadas con los sistemas electrónicos de transferencia de fondos, los sistemas de liquidación en tiempo real y los sistemas de valor almacenado como parte de sus actividades permitidas relacionadas con los pagos. Los tribunales han reconocido igualmente que la facultad de los bancos para realizar actividades de pago abarca tecnologías de pago nuevas y en evolución. Estos precedentes son consistentes con el principio fundamental que indica que los poderes de los bancos nacionales deben interpretarse de manera que permitan nuevas formas de llevar a cabo el muy antiguo negocio de la banca.


El uso de las INVN para facilitar las transacciones de pagos representa un nuevo medio de realizar las funciones de pagos permitidas para los bancos. En esencia, las actividades de pago implican la transmisión de instrucciones para transferir una suma determinada de una cuenta de un libro de contabilidad a otra cuenta del mismo libro de contabilidad o de otro diferente (ya sea en el mismo banco o en bancos diferentes). Los sistemas de pago establecidos suelen utilizar una entidad centralizada de confianza para validar los pagos. Servir de nodos en las INVN es un nuevo medio de transmitir instrucciones de pago y validar los pagos. En lugar de utilizar una entidad centralizada, los nodos de la red compartida validan las transferencias. Sin embargo, las funciones básicas son las mismas: transmitir las instrucciones de pago y validar los pagos. Por consiguiente, se aplica el mismo análisis jurídico y, por lo tanto, un banco puede servir de nodo en una INVN para facilitar las transacciones de los pagos.


Asimismo, un banco puede utilizar stablecoins para facilitar las operaciones de pago a los clientes de una INVN, incluso mediante la emisión de un stablecoin, y el cambio de ese stablecoin por moneda fiduciaria. En este contexto, las stablecoins funcionan como un mecanismo de pago, de la misma manera que las tarjetas de débito, los cheques y los sistemas de valor almacenado electrónicamente (ESV) transmiten instrucciones de pago. Los bancos han utilizado durante mucho tiempo los cheques de caja, los cheques de viaje y otros instrumentos al portador como medio para facilitar los pagos sin dinero en efectivo.


La disposición Doce C.F.R. 7.5002(a)(3) establece expresamente que en un banco nacional puede ofrecer sistemas ESV. En un sistema ESV, el efectivo se cambia por ESV. Ese ESV se almacena en un chip de computadora dentro de una tarjeta. El titular de la tarjeta realiza los pagos transfiriendo ese ESV a otra parte que puede entonces canjear el ESV por dinero en efectivo. Al codificar la facultad de un banco nacional para ofrecer sistemas de ESV, la OCC señaló que "la creación, venta y rescate de ESV a cambio de dólares forma parte del negocio de la banca porque es el equivalente electrónico de la emisión de billetes en circulación u otros dispositivos de pago en papel, como los cheques de viaje". Como la OCC había explicado anteriormente en la Carta de Aprobación Condicional No. 220, los bancos pueden realizar actividades relacionadas con el desarrollo y la explotación de un sistema de ESV porque los sistemas de ESV son un elemento del sistema de pagos, y la emisión y el reembolso de ESV es una nueva forma de llevar a cabo un aspecto de pagos: emisión y circulación de billetes. La OCC observó además que las actividades de compensación y liquidación relacionadas con el ESV son similares a las que ya realizan los bancos en relación con el gran volumen de transacciones que utilizan cheques, giros, cheques de viajero, tarjetas de crédito, tarjetas de débito y transferencias electrónicas de fondos dentro del sistema de pagos y a través de él.


Como ESV, las stablecoins pueden servir como representaciones electrónicas de USD. En lugar de que el valor se almacene en una tarjeta ESV, el valor se representa en el stablecoin. Esta distinción es de naturaleza tecnológica y no afecta a la permisividad de la actividad subyacente. Los bancos pueden utilizar nuevas tecnologías que permitan un nuevo medio para llevar a cabo las funciones bancarias permitidas, como la prestación de servicios de pago y la facilitación de los pagos. El uso de las INVN y de las stablecoins relacionadas para facilitar los pagos no es más que un nuevo medio de realizar esa función.


De la misma manera que los bancos pueden comprar y vender ESV como medio para convertir el ESV en dólares (y viceversa) para completar las transacciones de pago de los clientes, los bancos pueden comprar, vender y emitir stablecoin para facilitar los pagos. Por ejemplo, una entidad (pagador) puede desear remitir un pago de dólares de los EE.UU. a una segunda entidad (beneficiario). En lugar de utilizar un sistema de pago centralizado, el pagador convierte los dólares de los EE.UU. en stablecoin y transfiere el stablecoin al beneficiario a través del INVN. El beneficiario entonces convierte el stablecoin de nuevo en dólares americanos. En una versión común de este patrón de hechos, el pago es una remesa transfronteriza. En ciertas circunstancias, el uso de las INVN y las stablecoins relacionadas para facilitar la remesa puede proporcionar un medio más barato, rápido y eficiente de efectuar el pago. El banco puede desempeñar varias funciones potenciales en este tipo de transacción: apoyar al INVN validando las transacciones como un nodo del INVN, facilitando la conversión de dólares estadounidenses a stablecoin (y viceversa), y emitiendo el stablecoin.


III. Beneficios y riesgos


Si bien la OCC no alienta ni desalienta a los bancos a participar en las INVN y las stablecoins ni a prestarles apoyo, la reciente adopción de las INVN y las stablecoins por parte de un importante operador de sistemas de pago, junto con la rápida adopción por el mercado de las INVN y las stablecoins, indica que los bancos deben evaluar la idoneidad de la participación en las INVN y las stablecoins a fin de garantizar la capacidad permanente de los bancos para prestar servicios de pago a sus clientes de manera que refleje la evolución de la demanda.


Las INVN y los stablecoins presentan tanto beneficios como riesgos. Entre los posibles beneficios está el hecho de que las INVN pueden mejorar la eficiencia, la eficacia y la estabilidad de la prestación de pagos. Por ejemplo, pueden ser más resistentes que otras redes de pago debido al carácter descentralizado de las INVN. En lugar de depender de una sola entidad (o de un pequeño número de partes) para verificar los pagos, las INVN permiten que un número relativamente grande de nodos verifique las transacciones de manera fiable. En pocas palabras, estas redes pueden ser más resistentes porque no tienen un solo punto de fallo y pueden seguir funcionando aunque varios nodos dejen de funcionar por alguna razón y pueden ser más fiables debido a sus mecanismos de consenso que requieren más nodos para validar las transacciones subyacentes. Además, una INVN también actúa para impedir la manipulación o la adición de información inexacta a la base de datos. La información sólo se agrega a la red después de que los nodos llegan a un consenso que confirma que la información es válida.


El uso de los stablecoins para facilitar los pagos permite a los bancos captar las ventajas que pueden presentar las INVN de manera que se mantenga la estabilidad de la moneda fiduciaria. Las stablecoins sirven para representar la moneda fiduciaria en una INVN. De esta manera, el stablecoin proporciona un medio para que la moneda fiduciaria tenga acceso a las vías de pago de una INVN.


Aunque el uso de las INVN puede proporcionar ciertas ventajas sobre otras tecnologías, también puede presentar nuevos riesgos. Los bancos que tratan de utilizar esas redes deben asegurarse de que comprenden esos riesgos, así como los riesgos generalmente asociados a la actividad subyacente. Además, los bancos que deseen utilizar estas redes deben realizar las actividades de manera segura y sólida. Estos bancos también deben realizar un análisis jurídico para asegurarse de que las actividades se lleven a cabo de conformidad con todas las leyes aplicables, incluidas las leyes y reglamentos contra el blanqueo de dinero y las leyes y reglamentos de protección del consumidor.


Las actividades de pago con criptoactivos podrían aumentar los riesgos operacionales, incluido el riesgo de fraude. Según la naturaleza de la actividad de pago, las actividades que implican estafetas podrían entrañar importantes riesgos de liquidez para los bancos. Además, las nuevas tecnologías requieren conocimientos tecnológicos suficientes para garantizar que un banco pueda gestionarlas de manera segura y sólida y realizar las actividades de conformidad con la legislación aplicable, incluidas las leyes y reglamentos de protección del consumidor aplicables. Los bancos tienen experiencia en el desarrollo de esos conocimientos especializados en esferas análogas. Estos riesgos son similares (aunque potencialmente mayores en grado) a los de otras actividades electrónicas expresamente permitidas para los bancos, entre ellas la prestación de servicios de custodia electrónica, la actuación como autoridad de certificación digital y la prestación de servicios de procesamiento de datos. La gestión de riesgos debe ser proporcional a la complejidad de los productos y servicios ofrecidos. Las nuevas actividades deben desarrollarse y aplicarse de manera coherente con prácticas sólidas de gestión de riesgos y deben ajustarse a los planes y estrategias comerciales generales de los bancos.


Las actividades de pago en criptoactivos también podrían aumentar los riesgos de cumplimiento. En particular, los criptoactivos pueden presentar riesgos en el marco de los requisitos contra el lavado de dinero (LD) y la lucha contra la financiación del terrorismo establecidos en las leyes aplicables, incluida la Ley de Secreto Bancario (LSB), porque los criptoactivos pueden ser utilizados por malos actores con el fin de evitar el sistema financiero o participar en otras actividades ilícitas. Sin embargo, los bancos tienen una experiencia considerable en la elaboración de programas de cumplimiento de la Ley de Secreto Bancario y la Ley de Lucha contra el Lavado de Dinero para garantizar el cumplimiento de los requisitos de presentación de informes y mantenimiento de registros de la Ley de Secreto Bancario e impedir que los malos agentes utilicen sus sistemas. De manera similar, la OCC esperaría que los bancos que prestan servicios de criptoactivos a los clientes adapten y amplíen sus programas de cumplimiento de PLD/FT para asegurar el cumplimiento de los requisitos de presentación de informes y mantenimiento de registros de PLD/FT y para abordar los riesgos particulares de las transacciones en criptografía.


Un banco puede validar, almacenar y registrar las transacciones de pagos sirviendo como nodo en una INVN y utilizar las INVN y los stablecoins relacionados para llevar a cabo otras actividades de pago permitidas por el banco, de acuerdo con la ley aplicable y las prácticas bancarias seguras y sólidas. El banco debe consultar a los supervisores de la OCC, según proceda, antes de realizar esas actividades de pago. La OCC examinará esas actividades como parte de sus procesos ordinarios de supervisión.


Atentamente,


Jonathan V. Gould

Contralor Principal Adjunto y Abogado Principal”





Legal Paradox® es una firma legal 100% Mexicana enfocada en el sector FinTech & Blockchain.


Nuestro reto es empoderar al sector. Cuando iniciamos, FinTech & Blockchain no eran conceptos de referencia en el país; por ello día con día hemos perseguido esta misión y así hemos generado un cambio en el mundo financiero mexicano. Desde la creación de este despacho, en junio del 2017, hemos trabajado de la mano con más de 200 empresas del sector, es decir más del 30% de las existentes en el país.


En menos de 2 años fuimos reconocidos por Chambers & Partners como parte de la élite FinTech legal en México. Estos resultados se deben a que basamos nuestra operación en tecnología, incluso trabajamos nuestros propios desarrollos como el mapa del FinTech Tour y el Parabot, un asistente basado en inteligencia artificial que tiene el objetivo de ayudar a una persona o empresa a encontrar soluciones FinTech.


Entender a profundidad la tecnología nos ha llevado a encontrar como sí es posible lograr disrupción innovadora en el sector Financiero, por eso nuestros clientes nos recomiendan principalmente por entender su negocio e incluso potenciarlo.


El uso de los nombres, marcas, imágenes y links de terceros, contenidas en el presente artículo, son propiedad y responsabilidad de dichos terceros y se usan únicamente para efectos meramente ilustrativos e informativos.


El presente y su contenido no podrán interpretarse como asesoría legal o financiera, por lo que recomendamos contratar a su asesor de preferencia.


Todos los derechos reservados ®.


125 vistas0 comentarios