¿Qué son las Central Bank Digital Currencies o CBDC?

Actualizado: 4 ene


Autores: Carlos David Valderrama Narváez (más información aquí) y Diego Montes Serralde (más información aquí)


Contexto


Las Monedas Digitales emitidas por Bancos Centrales o Central Bank Digital Currencies son cripto activos emitidos por los bancos centrales. La diferencia con otro tipo de cripto monedas, como por ejemplo Bitcoin o Ethereum, radica en que son emitidas por un banco central en lugar de ser descentralizadas en blockchain públicos como Bitcoin y Ethereum. Mientras que los activos virtuales no son respaldados por ningún banco central o autoridad, salvo por su reputación, las CBDCs están pensadas para ser moneda de curso legal y estar garantizadas por los bancos centrales que las emiten.


El 9 de octubre de 2020, el Banco de Pagos Internacionales (“BIS”) emitió el primer reporte (“Reporte”) de una serie de colaboraciones con un grupo selecto de Banco Centrales mediante el cual realizó un análisis profundo sobre los principios fundamentales y las características esenciales de las denominadas “Central Bank Digital Currencies” (“CBDC”) (más información aquí).


En ese sentido, a continuación realizamos un análisis de las características de las CBDC, los proyectos internacionales que existen al día de hoy, así como lo bancos centrales en el mundo que están cambiando, o cambiarán, en su país el paradigma del sistema financiero tradicional.


Antecedentes


De manera general, los bancos centrales tienen el mandato de velar por la estabilidad monetaria y financiera de sus respectivos países y, explícita o implícitamente, de promover un amplio acceso a pagos seguros y eficientes.


Para lograr lo anterior, un instrumento fundamental de política pública es la emisión de dinero desde el banco central. Este dinero actúa, desde tiempos ancestrales, como medio de pago, unidad de cuenta y almacén de valor para un determinado país. Sin embargo, la aplastante realidad que generó de manera acelerada la digitalización de la economía, ha generado un nuevo normal para el cual el dinero tradicional ya no es funcional.


En ese sentido, incluso antes de la pandemia de COVID-19, el uso de efectivo ya estaba en declive en ciertas economías avanzadas (más información aquí) y estaba siendo sustituido paulatinamente por pagos digitales impulsado principalmente por el crecimiento de los llamados Neo Bancos. En un estudio de mercado anterior presentamos al oferta de Neo Bancos que existe actualmente en México (más información aquí).


Es por ello que para evolucionar y perseguir sus objetivos de política pública en un mundo en donde la sana distancia se vuelve una condición de supervivencia, los Bancos Centrales están investigando activamente los pros y los contras de ofrecer al público no solo sistemas de pagos digitales, sino una moneda digital.


Si bien es cierto, la idea de tener acceso a formas digitales de dinero no es una idea totalmente nueva (más información aquí), en los últimos tiempos el debate ha estado motivado por varios factores. Entre ellos cabe citar: (i) el interés por las innovaciones tecnológicas aplicables al sector financiero; (ii) la aparición de FinTech que trae nuevos participantes en los mercados de servicios de pagos e intermediación; (iii) el descenso del uso del efectivo en algunos países: y, (iv) la creciente atención que reciben los llamados tokens digitales privados.


¿Qué es CBDC?


CBDC es una forma digital de dinero emitida por bancos centrales distinta de los saldos en cuentas tradicionales de reservas o de liquidación, según establece el BIS en su Reporte.


Otra forma de entender las CBDCs puede ser como una forma de dinero fiduciario digital que es emitido por el banco central de una país y por tanto tiene valor de curso legal y poder liberatorio en dicha nación (más información aquí).


¿Una CBDC es una criptomoneda como Bitcoin?


En un estudio reciente de BBVA (más información aquí) se hizo una distinción que nos parece fundamental: “En un mundo de dinero fiat en sentido estricto, el atractivo de las criptomonedas reside en parte en su desvinculación de las decisiones discrecionales de las autoridades…”.


Una CBDC es emitida directamente por una autoridad central que busca mantener y facilitar una política monetaria en un Estado determinado, por ello, escapa de manera directa de la definición específica de una criptomoneda normalmente nacida para estar desvinculada.


Es importante saber que, en el sector cripto actual, la emisión de Bitcoins o Ether tienen un inconveniente muy poderoso, la volatilidad. Esto es de esperar, ya que la tecnología Blockchain es todavía muy nueva y los mercados de criptomonedas son relativamente pequeños por lo que cualquier cambio en la oferta o demanda tiene un impacto relevante.


Ante dicho inconveniente, el ecosistema Blockchain ha diseñado soluciones denominadas Stablecoin que en general son activos diseñados para imitar el valor de las monedas fiduciarias como el dólar o el euro que, además de contar con la ventaja de transferir valor de forma rápida y barata en todo el mundo, también mantienen estable su valor a lo largo del tiempo. Sus formas, ventajas y desventajas las analizamos a profundidad en un estudio que publicamos previamente (más información aquí).


En el contexto anterior, las Stablecoins se están convirtiendo en un competidor muy serio frente al dinero tradicional que es emitido por los Bancos Centrales. Por ello, las CBDCs están cobrando mayor relevancia a nivel internacional, al ser lanzadas con apego a la política pública y los criterios macro y microeconómicos para el adecuado manejo de la estabilidad monetaria y financiera, posicionándose como una respuesta a las Stablecoins.


Objetivos de una CBDC


Los objetivos de una CBDCs se podrían listar de la siguiente forma (más información aquí):


  1. Generar una nueva forma de dinero capaz de aprovechar nuevas tecnologías.

  2. Facilitar medios de interacción económica y financiera tanto a nivel Nacional como Internacional.

  3. Crear nuevas estructuras financieras y económicas capaces de abrir puertas de inversión importantes.

  4. Estimular la competencia entre los sistemas de pagos haciendo que estos sean más económicos y tengan mayor alcance.

  5. Crear mecanismos de control de política monetaria cuya actuación sea inmediata.

  6. Reducir el nivel de intervención estatal sobre los bancos al disminuir el peligro del problema “Too Big To Fail”.

  7. Crear una estructura que permita rastrear el curso del dinero desde su origen hasta sus últimos actos.

  8. Sustituir el anonimato del dinero por un anonimato controlado por los emisores de CBDC.


Principios Fundamentales de las CBDC


Según el Reporte del BIS, existen tres principios fundamentales que deben respetarse en la emisión de una CBDC:


  • "Sin daño". Las nuevas formas de dinero suministradas por el banco central deben seguir apoyando el cumplimiento de los objetivos de política pública y no debe interferir o impedir la capacidad de un banco central para llevar a cabo su mandato de estabilidad monetaria y financiera. Por ejemplo, un CBDC debería mantener y reforzar la "unicidad" o uniformidad de una moneda, permitiendo al público utilizar diferentes formas de dinero de forma intercambiable.


  • La coexistencia. Los bancos centrales tienen un mandato de estabilidad y proceden con cautela en el nuevo territorio. Diferentes tipos de dinero del banco central - nuevo y existente (efectivo, cuentas de reserva o de liquidación) - deben complementarse mutuamente y coexistir con dinero privado robusto (por ejemplo, cuentas bancarias comerciales) para apoyar los objetivos de la política pública. Los bancos centrales deben seguir proporcionando y apoyando el efectivo, siempre y cuando haya suficiente demanda pública para ello.


  • Innovación y eficiencia. Sin una innovación y una competencia continuas para impulsar la eficiencia del sistema de pagos de una jurisdicción, los usuarios pueden adoptar otros instrumentos o monedas menos seguras. En última instancia, esto podría causar daños a la economía y al consumidor, lo que podría perjudicar la estabilidad monetaria y financiera. El ecosistema de pagos está compuesto por autoridades públicas (en particular el banco central) y agentes privados (por ejemplo, bancos comerciales y proveedores de servicios de pago). En general, los agentes económicos privados deberían tener libertad para decidir qué medios de pago utilizan para realizar sus transacciones.


Características esenciales


El BIS identificó catorce características esenciales aplicables a la correcta emisión e implementación de las CBDCs, dividiéndolas en características instrumentales, características del sistema y características institucionales.


Características instrumentales


  • Convertible. La CBDC debe poder intercambiarse por dinero en efectivo o dinero privado.

  • Conveniente. Las CBDC deben ser tan fáciles de usar como el efectivo, usar una tarjeta o escanear un código en un teléfono celular para promover adopción y accesibilidad.

  • Aceptable. Un CBDC debe poder ser usado en muchas de las mismas transacciones que el dinero, incluyendo en puntos de venta y de persona a persona. Debe incluir la posibilidad de hacer transacciones offline (posiblemente limitadas a cierto tiempo y hasta ciertos umbrales).

  • Bajo Costo. Los pagos CBDC deben ser a costos sumamente bajos o a costo cero para los usuarios finales; quienes además, deben tener requisitos mínimos para la inversión tecnológica.


Características del Sistema


  1. Segura. Tanto la infraestructura como los actores/participantes de una CBDC deben ser extremadamente resistentes a ciberataques y demás amenazas. Debe incluir asegurar una protección efectiva contra la falsificación.

  2. Instantánea. Las transacciones deben ser instantáneas o casi-instantáneas para los usuarios finales del sistema.

  3. Resiliente. Un sistema de CBDC debe ser extremadamente resiliente a fallas y disrupciones operacionales, desastres naturales, cortes eléctricos y demás circunstancias análogas. Los usuarios finales deben tener la posibilidad de hacer transacciones offline en caso de que la conexión al sistema estuviera deshabilitada.

  4. Disponible. Los usuarios finales deben poder hacer transacciones 24/7/365.

  5. Rendimiento. El sistema debe ser capaz de procesar un gran número de transacciones.

  6. Escalable. Posibilidad de incluir grandes volúmenes a futuro; el sistema de CBDC debe tener la posibilidad de expandirse.

  7. Interoperable. El sistema ofrece suficientes mecanismos de interacción con sistemas de pagos digitales del sector privado y contar con arreglos que permitan fácilmente el flujo de fondos entre los sistemas.

  8. Flexible y Adaptable. Un sistema de CBDC debe ser flexible y adaptable a nuevas condiciones e imposiciones de políticas.


Características institucionales


  • Marco legal robusto. El banco central debe contar con la suficiente autoridad y facultades para la emisión de un CBDC.

  • Estándares. Un sistema de CBDC (infraestructura y entidades participantes) deben adecuarse a estándares regulatorios apropiados.


Tipos de CBDC


Los tipos de CBDCs nacen por la distinción en el tipo de tecnología subyacente y el acceso a dichas CBDCs:


CBDC basadas en Tokens

  • CBDCs para uso general, en el cual cualquier persona tiene acceso a ellas por lo que se convierte en un instrumento de pago universal concebido para la realización de operaciones minoristas, pero también disponible para un uso más amplio.

  • CBDCs mayorista, en el cual el acceso está restringido a ciertos agentes, es un token de liquidación digital para operaciones de pago y liquidación mayorista.


CBDC basada en Cuentas

  • CBDC con cuenta, requiere que el Banco Central proporcione cuentas para uso general a todos los agentes de la jurisdicción. La magnitud de la escala es distinta, pero la novedad es la decisión de crear este tipo de cuentas.

  • CBDC con cuenta restringida, en el cual se restringe la apertura de cuenta de reserva y liquidación.


Una distinción fundamental entre el dinero basado en tokens y el que se basa en cuentas es la forma de la verificación necesaria para su intercambio. El dinero (o los sistemas de pago) basados en tokens dependen esencialmente de la capacidad del beneficiario para verificar la validez del objeto utilizado para el pago. En el caso del efectivo, el peligro está en la falsificación, mientras que en el mundo digital lo que preocupa es la autenticidad del token o la moneda, así como la posibilidad de que ya se haya gastado. En cambio, los sistemas basados en dinero de cuentas dependen fundamentalmente de la capacidad para verificar la identidad del titular de la cuenta. Una de las principales preocupaciones es el robo de identidad, que permite a quienes cometen este delito transferir o retirar dinero de cuentas sin autorización. La identificación es necesaria para relacionar correctamente a pagadores y beneficiarios y determinar los historiales de sus respectivas cuentas.


Para mayor entendimiento, compartimos la flor del dinero descrita por el BIS (más información aquí):



Diferencias con las Criptomonedas


  • Las criptomonedas como Bitcoin o Ether son de acceso libre, una CBDC no lo es. No se puede participar en las confirmaciones, ni acceder a las direcciones públicas de transacciones. Las transacciones son monitoreadas de manera directa por el Banco Central en el caso de las CBDCs, en Bitcoin o Ether esto no es así.


  • La emisión de Bitcoin o Ether es descentralizada, en el caso de las CBDCs la emisión será completamente centralizada.


  • El dinero nuevamente queda en manos de Bancos o Empresas en el caso de las CBDCs, en el caso de Bitcoin el dinero puede ser transferido de manera P2P.


  • La red de transferencias es administrada por el gobierno en el caso de las CBDCs y en el caso de Bitcoin o Ether, la blockchain es controlada por los nodos en las que corre dicha red.


Ventajas y Desventajas


Entre las ventajas que podemos encontrar en las CBDC, Tao Zhang, el Deputy Managing Director del Fondo Monetario Internacional, aborda las siguientes (más información aquí):


  • Creación de un sistema de pagos más eficiente. En algunos países el costo del manejo del efectivo puede ser demasiado alto y el acceso al sistema de pagos puede no estar disponible para los no bancarizados, o personas que viven en zonas rurales o para comunidades vulnerables en general. Las CBDCs pueden disminuir costos y mejorar la eficiencia;


  • Inclusión financiera, los monederos de CBDCs serán mucho más sencillos de tener que una cuenta bancaria en un banco tradicional;


  • Mayor estabilidad y menores barreras a la entrada para nuevos participantes del sistema de pagos, como las FinTech;


  • Mejor herramienta para generar una política monetaria más sana;


  • Un medio para contrarrestar las nuevas monedas digitales. Una moneda digital emitida a nivel nacional y respaldada por un gobierno de confianza, denominada en la unidad de cuenta nacional, puede ayudar a limitar la adopción de monedas emitidas por el sector privado (por ejemplo, los stablecoins), que pueden ser difíciles de regular y podrían plantear riesgos para la estabilidad financiera y la transmisión de la política monetaria;


  • Preservación de las ventajas comparativas, con el sector privado para innovar e interactuar con los clientes y el sector público para regular y prestar servicios de liquidación y confianza;


  • Además, el CBDC podría ser menos costoso y arriesgado para el banco central. Considerando que el Banco Central no tiene que realizar la debida diligencia del cliente, ni ser directamente responsable del cumplimiento ALD/CFT. Además, el Banco Central no sería responsable de los fallos tecnológicos, el diseño de la interfaz de usuario, o de responder a la línea de servicio al cliente.


Asimismo, a pesar de los posibles beneficios, pueden surgir riesgos derivados del CBDC. Es necesario adoptar medidas para mitigar los riesgos mediante un diseño adecuado del CBDC, en ese sentido el World Economic Forum enlista algunas de las siguientes desventajas (más información aquí):


  • La disponibilidad transfronteriza del CBDC podría aumentar la probabilidad de sustitución de monedas ("dolarización") en países con alta inflación y tipos de cambio volátiles y, por consiguiente, reducir la capacidad del banco central para aplicar una política monetaria independiente;


  • Un CBDC utilizado a través de las fronteras también podría tener un impacto en los movimientos de los flujos de capital, la eficacia de las medidas de gestión de los flujos de capital y el sistema monetario internacional;


  • No existe legislación clara sobre la forma en que serán emitidas y controladas las CBDCs;


  • Existe un conflicto claro entre derechos y libertades individuales, el uso de las CBDCs y su capacidad de control y espionaje sobre ciudadanos;


  • Ciberseguridad aplicable a dichas CBDCs considerado que su infraestructura es completamente digital y ya hemos tenido ataques a las plataformas de nuestro Banco Central (más información aquí);


  • Potencial de exclusión financiera si las poblaciones que no adoptan el CBDC no están integrados y están más marginados de la tecnología digital sistemas de pago;


  • Riesgos notables para la estabilidad financiera por la desintermediación bancaria u otras fuerzas;


  • Desafíos propios de la tecnología de cadenas en bloque como escalabilidad de las transacciones, experiencia del usuario, gestión de claves, confidencialidad y velocidad de las transacciones.


Diseño de las CBDCs


El Foro Económico Mundial lista las decisiones de diseño e implementación más importantes para la emisión de una CBDC:


  • Disponibilidad. ¿Debería el CBDC estar disponible para el uso público (CBDC al por menor), o restringido para los bancos comerciales y las cámaras de compensación (al por mayor)? ¿Quién es el público principal del CBDC, los consumidores minoristas y los ciudadanos, o los bancos comerciales?


  • Distribución y almacenamiento. Si el CBDC es para uso minorista, ¿cuál es el mecanismo de distribución más efectivo, que logra los objetivos del programa y es el más inclusivo para capturar a todos los participantes elegibles? Además, ¿dónde se almacenará el CBDC? El CBDC puede mantenerse en cuentas directamente en el banco central, en cuentas de los bancos comerciales participantes si actúan como intermediarios para la distribución, o en tarjetas de débito emitidas por el gobierno, entre otras opciones.


  • Pago de intereses. Si el banco central pagara a los titulares del CBDC, ya sea al por menor o al por mayor, ¿tienen interés? Esta decisión tiene implicaciones para el atractivo de mantener el CBDC. En el contexto de la venta al por menor, afecta si los depositantes prefieren mantener los ahorros en el CBDC con el banco central o en el tradicional. Esto, a su vez, afecta al volumen y estabilidad de los depósitos de los bancos comerciales, sus balances y su actividad crediticia. Los pagos de intereses competirán con los de bancos comerciales, potencialmente presionando a los bancos comerciales para aumentar sus pagos de intereses a los depositantes.


  • Anonimidad de transacción. ¿Deberían las transacciones del CBDC preservar la privacidad del cliente? El anonimato podría alentar a más consumidores a utilizar el CBDC como una alternativa privada y entre pares al dinero en efectivo. Sin embargo, aumenta la dificultad de revertir operaciones fraudulentas, la captura de actividades ilícitas y recuperación de fondos perdidos. Cabe destacar que si un banco central tiene fuertes motivaciones para emplear el CBDC para la lucha contra el dinero lavado, anticorrupción o evasión de impuestos, o capital de control y vigilancia, se inclinara menos para permitir el anonimato (a costa de desalentar adopción). Sin embargo, a menos que el banco central o el Estado obligue al uso del CBDC, a aquellos que deseen participar en actividad ilegal o ilícita seguirá utilizando el dinero en efectivo y otras alternativas que permiten privacidad para estos fines.


  • Límites de cuenta y volúmenes de transacción. ¿Deberían los bancos centrales limitar la cantidad de CBDC que se puede mantener o transferir de una sola vez? Lo anterior, ya que dichas limitaciones pueden mitigar los riesgos de aplicación y lavado de dinero.


En un informe más reciente del Foro Económico Mundial ("WEF") (más información aquí), se describe más información sobre los objetivos políticos de los CBDC y las consideraciones de diseño técnico para alcanzar esos objetivos:


Objetivos políticos y consideraciones de diseño técnico


1. Acceso continuo al dinero del banco central


En las jurisdicciones en las que el acceso al efectivo está disminuyendo, existe el peligro de que los hogares y las empresas dejen de tener acceso al dinero del banco central sin riesgo. Algunos bancos centrales consideran que es una obligación proporcionar acceso al público y que este acceso podría ser crucial para la confianza en una moneda. Una CBDC podría actuar como un "billete digital" y cumplir esta obligación.


Las siguientes consideraciones tecnológicas destacan para este objetivo político:


  • Características "similares a las del efectivo" para el CBDC, como una aceptación y comodidad muy amplias, liquidación instantánea, disponibilidad continua 24/7/365 y capacidades offline.

  • Compatibilidad con el hardware de los puntos de venta para estimular la adopción y la aceptación por parte de los comerciantes.

  • En relación con la privacidad, el efectivo físico es muy privado para todas las partes, excepto para el beneficiario, que ve la identidad del pagador en muchos casos; las consideraciones sobre privacidad para la CBDC pueden tomar nota de los perfiles de privacidad de las diferentes tecnologías de pago en la nota del personal del Banco de Canadá "Privacy in CBDC technology" (más información aquí).


2. Inclusión financiera


La inclusión financiera es uno de los objetivos políticos más importantes y ampliamente citados para la CBDC, especialmente en las economías emergentes, donde los bancos centrales la consideran la motivación más importante junto con la eficiencia de los pagos nacionales:


- Dado que la CBDC puede reducir la complejidad y la dependencia de los intermediarios en los pagos, puede facilitar el ahorro de tiempo y de costos para los consumidores. Los menores costos permiten un mayor acceso.


- La CBDC puede llenar un vacío de servicios de ahorro, depósitos y pagos de bajo coste, cómodos y fiables, que el sector privado aún no ha proporcionado. Puede ofrecer un acceso más amplio que el de los servicios preexistentes, con tasas más bajas o requisitos de cumplimiento.


El reto de la inclusión financiera se refiere a las situaciones en las que existe una demanda de un servicio que no ha sido satisfecha por el sector privado, y en las que el sector público tiene la capacidad y la voluntad de intervenir y proporcionarlo. Estas ocasiones pueden ser poco frecuentes, dada la mayor competencia del sector privado para innovar en la oferta de productos financieros al público.


Para este objetivo político destacan las siguientes consideraciones tecnológicas:

  • Bajo costo, la CBDC debe aspirar a tener un costo cero o muy bajo. Los costos totales a tener en cuenta incluyen el costo de adquisición de la aplicación y/o el dispositivo para realizar transacciones, los costos de vinculación y activación de las cuentas, y los costos continuos, como las tarifas de transacción y uso de datos. Los costos relacionados con las telecomunicaciones y el uso del teléfono móvil deben ser transparentes y bajos.


  • Accesibilidad y comodidad. Desde el punto de vista del cumplimiento, la accesibilidad puede ampliarse permitiendo el uso de la CBDC con requisitos de conocimiento del cliente (KYC) variables o escalonados, en función del tamaño de las transacciones o de las cuentas. Combinar el desarrollo de la CBDC con un programa de identidad digital nacional mejorado también puede ampliar el acceso (en todo el mundo, el 20% de la población no bancarizada carece de la identificación adecuada para cumplir las normas de CSC impuestas por las instituciones financieras). Los gobiernos también pueden ofrecer programas de alfabetización financiera y digital. Por último, la interoperabilidad de la CBDC con la infraestructura de pago pertinente, incluido el dinero móvil, y su amplia aceptación dentro de la jurisdicción aumentarían tanto la comodidad como el valor que la CBDC podría proporcionar a los ciudadanos.


3. Eficiencia del sistema de pagos (nacional o transfronterizo)


La CBDC podría aumentar la eficiencia de los pagos nacionales principalmente a través de la reducción de los intermediarios en favor de la liquidación y compensación de las transacciones del banco central. Este es el caso, en particular, si el país carece de un sistema interbancario nacional eficiente (como un sistema de liquidación bruta en tiempo real o de liquidación neta diferida) o de un sistema de pagos rápidos que ofrezca una liquidación de pagos minoristas casi inmediata las 24 horas del día y los 365 días del año.


Si la CBDC emitida en el país fuera compatible con la CBDC extranjera (en acuerdos bilaterales o "multi-CBDC") o con los sistemas de pago extranjeros, los pagos al por menor ya no tendrían que pasar por los sistemas interbancarios internacionales.


Si las entidades extranjeras tuvieran acceso a una CBDC, tanto las extranjeras como las nacionales podrían realizar transacciones más eficientes mediante la compensación y la liquidación en el banco central nacional.


Las siguientes consideraciones tecnológicas destacan para este objetivo político:


  • Abrir el acceso a las entidades extranjeras para que mantengan cuentas o realicen otras transacciones en el CBDC. Esto puede requerir que el banco central apoye y habilite potencialmente millones de cuentas más de entidades extranjeras. También puede requerir un examen minucioso de la escalabilidad técnica y el rendimiento, la seguridad y las cuestiones normativas y de cumplimiento relacionadas con las cuentas en el extranjero. Además, es posible que los responsables políticos deban prestar especial atención a los controles de capital nacionales, a los flujos de capital o a las políticas cambiarias y su cumplimiento.


  • Permitir que los ciudadanos nacionales tengan cuentas o realicen otras transacciones en la CBDC de otro país.


  • Permitir que se realicen transacciones entre los CBDC nacionales y extranjeros, lo que podría implicar la mejora de la compatibilidad de los CBDC, su interconexión o su integración en un único acuerdo "mCBDC" (multi-CBDC). Para ello, es necesaria la interoperabilidad técnica de varias maneras, entre ellas: estándares comunes de mensajería y datos, compatibilidad legal y reglamentaria, solapamiento de los tiempos de funcionamiento, integración a través de un enlace interoperable en el que las infraestructuras de los CBDC combinen sus funciones, etc.


4. Seguridad y resistencia del sistema de pagos


Un sistema de CBDC técnicamente robusto puede apoyar la resistencia del sistema de pagos al servir como método de pago primario, de reserva o adicional, suponiendo que otros métodos e instrumentos de pago sigan estando disponibles. La CBDC puede ser incluso más valiosa como método de pago de reserva si el acceso al efectivo (que de otro modo sirve de reserva) es muy reducido. También es importante señalar que la defensa contra los ciberataques es probablemente más difícil en un sistema de CBDC al por menor, ya que la cantidad de puntos finales y usuarios puede ser muy grande.


Las siguientes consideraciones tecnológicas destacan para este objetivo político:


  • Normas y características de ciberseguridad muy sólidas, que incluyan prácticas como la supervisión continua de la ciberseguridad y actualizaciones que aborden las vulnerabilidades y amenazas (esto es generalmente una prioridad para todas las implementaciones de CBDC).


  • Redundancia de datos y hardware y sincronización de datos continua o frecuente


  • Consideración de las posibles vulnerabilidades de los dispositivos físicos que dan acceso al CBDC, como las tarjetas de valor almacenado.


  • Medidas y prácticas muy estrictas contra la falsificación, para que el CBDC sirva de sistema seguro y fiable que infunda una gran confianza (también una prioridad para todas las implantaciones de CBDC).


  • Servicio y disponibilidad continuos, incluida la funcionalidad fuera de línea, para que sirva de sistema de reserva adecuado en caso de fallos de la red eléctrica, de telecomunicaciones o de Internet.


  • Interoperabilidad con los sistemas de pago pertinentes para mejorar la probabilidad de servir como sustituto eficaz en caso de que fallen otros sistemas.


  • Resistencia de cualquier interdependencia o integración con otros sistemas. Como afirma el BIS, "si una función crítica es proporcionada a un sistema CBDC por otro sistema o infraestructura de apoyo, su indisponibilidad podría afectar negativamente al sistema CBDC".


5. Mitigación del riesgo de sustitución monetaria


La CBDC podría apoyar la soberanía monetaria y el uso continuado de la moneda nacional, en el caso de que surjan riesgos de sustitución de divisas de diversas fuentes, como una alta adopción de CBDC extranjeras o una alta adopción de stablecoins u otras formas de moneda digital denominadas en y/o respaldadas por moneda extranjera. Los CBDC pueden ayudar a mitigar la sustitución de divisas si se utilizan en lugar de otras monedas digitales. Al igual que con todos los demás objetivos políticos, también debe considerarse la viabilidad y la conveniencia de soluciones alternativas, como la acción reguladora.


Las siguientes consideraciones tecnológicas destacan para este objetivo político:


Para este objetivo político destacan las siguientes consideraciones tecnológicas relacionadas con el apoyo a una alta adopción:


  • Costo muy bajo o nulo


  • Amplia accesibilidad a la CBDC, incluso para los ciudadanos que pueden utilizar diversas tecnologías, como teléfonos móviles, ordenadores personales y tarjetas de prepago


  • Para mayor comodidad, la CBDC debe poder emplearse en diversos escenarios de pago, como el punto de venta, el comercio electrónico, el pago de persona a persona (incluso con códigos QR o NFC) y en línea. La interoperabilidad con otros sistemas de pago permitirá una variedad de configuraciones de pago, incluidas las que ya se utilizan en el mercado, lo que redundará en una mayor comodidad y aceptación por parte de los comerciantes.


  • Funcionalidad para el pago de intereses a las cuentas CBDC, con el fin de estimular la adopción


  • Alta capacidad de transacción y escalabilidad para apoyar una adopción potencialmente alta


  • La CBDC debe ser percibida como digna de confianza; para ello, su implantación podría ir acompañada de una campaña de educación pública o de marketing. Los responsables políticos también pueden infundir confianza a través de medidas y estrategias de privacidad de los datos, como mecanismos transparentes de rendición de cuentas que podrían proporcionar una prueba de privacidad para todos los usuarios, dentro de los límites de la lucha contra el blanqueo de dinero (AML) y otros requisitos de cumplimiento. Por ejemplo, podrían establecerse registros de acceso a los datos de las transacciones que registraran cuándo se accede a los datos de las transacciones de los usuarios y quién lo hace.


6. Mejora de la competitividad de los pagos y la banca


La capacidad de emplear la CBDC para desafiar el poder de monopolio de los proveedores de pagos del sector privado, o de los proveedores de cuentas de depósito y ahorro, puede ser un objetivo importante para los responsables políticos.


La capacidad de emplear la CBDC para desafiar el poder de monopolio de los proveedores de pagos del sector privado, o de los proveedores de depósitos y cuentas de ahorro, puede ser un objetivo importante para los responsables políticos. La CBDC podría servir de contrapeso al poder de mercado de estas entidades y aumentar la competencia en los pagos y los depósitos. Esto puede conducir a una mayor variedad de opciones de pago de alta calidad y asequibles y a unos tipos de depósito más altos para los ciudadanos, lo que puede aumentar el bienestar. Como siempre, los responsables políticos también deberían considerar soluciones alternativas a este reto, incluidas las políticas favorables a la competencia.


Las consideraciones clave para la CBDC emitida en pos de este objetivo político son las que hacen que la CBDC sea competitiva para los pagos y depósitos, como por ejemplo


  • Bajo costo para los usuarios


  • Alta usabilidad y accesibilidad


  • Alta comodidad, incluida la interoperabilidad con los sistemas de pago pertinentes y la aceptación generalizada por parte de comerciantes y vendedores


  • Fiabilidad, estabilidad y prácticas de seguridad sólidas para infundir confianza a los usuarios.


  • Capacidades y características de valor añadido que satisfagan las necesidades de los usuarios de manera competitiva con los servicios de pago y depósito preexistentes


  • Capacidad de pagar un tipo de interés positivo (la remuneración de las cuentas CBDC podría contribuir a elevar los tipos de los depósitos bancarios)


  • Los responsables políticos también deberían considerar la posibilidad de diseñar la CBDC según los principios del código abierto, invitando así a una mayor participación e innovación del sector privado en el sistema de CBDC


7. Aplicación de la política monetaria


La CBDC podría apoyar la aplicación de la política monetaria. La mayoría de los economistas no se han mostrado muy convencidos de esta oportunidad, debido a las limitaciones o a la complejidad de las políticas.


A continuación se enumeran los principales canales en los que la CBDC podría contribuir a la aplicación de la política monetaria, junto con sus limitaciones:


- La CBDC con intereses puede permitir un mecanismo directo para que las modificaciones de los tipos de interés repercutan en los hogares y las empresas (lo que también se denomina "transmisión de las políticas de tipos de interés"). La CBDC con intereses también podría animar a los bancos a trasladar las modificaciones de los tipos de interés oficiales a sus tipos de interés de depósito y de préstamo. Para esta actividad, la CBDC tendría que pagar tipos de interés competitivos y permitir grandes saldos en las cuentas, lo que podría llevar a la desintermediación bancaria y a riesgos para la estabilidad financiera si no se gestiona (por ejemplo, a través de un sistema de remuneración escalonado, o de límites en las cuentas o en las transacciones). Para que esta política sea eficaz, también sería necesario que un gran porcentaje de ciudadanos y empresas abrieran cuentas de CDB, condición que probablemente sea difícil.


- Romper el límite inferior efectivo (ELB) de los tipos de interés nominales: si se suprime el efectivo físico o no se dispone de él en general (en particular, los billetes de alta denominación), podría utilizarse la CBDC para imponer tipos de interés negativos a los hogares y las empresas. La existencia de efectivo como alternativa para almacenar dinero, especialmente los billetes de gran denominación, amortigua esta oportunidad en la actualidad. Los tipos de interés nominales negativos pueden desalentar el uso de CBDC en primer lugar, potencialmente en favor de otras alternativas que debilitan la soberanía monetaria. También pueden ser muy difíciles de aplicar a nivel social o político. Por último, y de suma importancia, la presencia de efectivo en una economía es fundamental para la inclusión financiera y la resiliencia, por lo que las acciones que limitan su disponibilidad no son aconsejables.


Para este objetivo político destacan las siguientes consideraciones tecnológicas:


  • La CBDC debe ser capaz de tener un tipo de interés que puede ser positivo o negativo


  • La CBDC debe ser fácilmente accesible y estar ampliamente disponible entre los hogares y las empresas. Como se ha comentado en secciones anteriores, para conseguirlo se requieren ciertas condiciones previas: debe ser de bajo o nulo coste, fiable, conveniente y fácil de usar, accesible desde el punto de vista tecnológico y de cumplimiento, y debe implicar unas atractivas capacidades de privacidad.


  • Para que la CBDC tenga una adopción más amplia, los responsables políticos también pueden considerar la promulgación de programas gubernamentales de identidad y/o campañas de educación y alfabetización financiera y digital.


8. Transferencias fiscales a los hogares


La CBDC podría emplearse para las transferencias fiscales a los hogares o a las empresas, como los pagos de ayuda o de estímulo. Estas bajadas de sueldo o subvenciones serían potencialmente más fáciles cuando se generalice la adopción de las cuentas CBDC. Los pagos por transferencia también podrían ser "programables", con condiciones como el vencimiento en una fecha determinada o la obligación de gastar los fondos en determinados proveedores.


Las consideraciones técnicas para este objetivo se centran en la amplia accesibilidad (como se ha descrito en apartados anteriores), de modo que la mayor parte de la población que pueda tener derecho a las transferencias fiscales pueda recibir la CBDC.


Regulación


La iniciativa más representativa para la regulación de las CBDCs es un esfuerzo conjunto entre el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y países miembros del G20.


En ese sentido, generaron un informe específico que establece recomendaciones de alto nivel para la regulación, supervisión y vigilancia de los acuerdos "global stablecoin" (“GSC”) (más información aquí). Se espera que los acuerdos de GSC se adhieran a todas las normas reglamentarias aplicables y que aborden los riesgos para la estabilidad financiera antes de comenzar a funcionar, y que se adapten a los nuevos requisitos reglamentarios según sea necesario.


CBDCs en el Mundo


Es importante destacar que, actualmente, existen una variedad de jurisdicciones que ya cuentan con proyectos para la emisión de una CBDC. Incluso, el Foro Económico Mundial generó un reporte que enlista aproximadamente 40 jurisdicciones a lo largo del Mundo que están experimentando con CBDCs (más información aquí), por su parte el Foro Económico Mundial conserva una lista de más de 60 informes, White papers o discursos de investigadores de bancos centrales, organizaciones internacionales o economistas investigadores sobre el tema de la Blockchain y la DLT para los procesos de los bancos centrales y la macroeconomía (más información aquí):

  • Banco Central de Canadá – Project Jasper (más información aquí);

  • Banco Central de Inglaterra (más información aquí);

  • Banco Central de Finlandia (más información aquí);

  • Banco Central de Francia (más información aquí);

  • Banco Central de Israel (más información aquí);

  • Banco Central de Nigeria (más información aquí);

  • Banco Central de Japón (más información aquí);

  • Banco Central de Corea (más información aquí);

  • Banco Central de Pakistán (más información aquí);

  • Banco Central de Estonia (más información aquí);

  • Banco Central de Lituania (más información aquí);

  • Banco Central de Tailandia – Project Inthanon (más información aquí);

  • Banco Central de las Bahamas – Project Sand Dollar (más información aquí);

  • Banco Central de Brasil – Project SALT (más información aquí);

  • Banco Central de Luxemburgo (más información aquí);

  • Banco Central de Uruguay (más información aquí);

  • Banco Central de Dinamarca (más información aquí);

  • Banco Central de Países Bajos (más información aquí);

  • Banco Central de Alemania (más información aquí);

  • Banco Central de Europa (más información aquí);

  • Autoridad Monetaria de Hong Kong (más información aquí);

  • Autoridad Monetaria de Arabia Saudita – Project Aber (más información aquí);

  • Autoridad Monetaria de Singapur – Project Ubin (más información aquí);

  • Banco Central de Cambodia – Project Bakong (más información aquí);

  • Banco Central de Ucrania (más información aquí);

  • Banco Central de Noruega (más información aquí);

  • Banco de Reservas de Australia (más información aquí);

  • Banco de Reservas de Nueva Zelanda (más información aquí);

  • Banco de Reservas de Sudáfrica – Project Khokha (más información aquí);

  • Banco Central de Suecia (más información aquí);

  • Reserva Federal de los Estados Unidos (más información aquí);

  • Kansas (más información aquí);

  • Atlanta (más información aquí);

  • St. Louis (más información aquí);

  • Philadelphia (más información aquí);

  • Cleveland (más información aquí);

  • Yale (más información aquí);

  • MIT (más información aquí);

  • El Banco de Canadá, Inglaterra y Singapur, emitieron un proyecto conjunto denominado “Project Stella” (más información aquí);

Enlistamos los proyectos que actualmente están identificados por el Foro Económico Mundial. Sin embargo, sabemos que existen algunos proyectos o acercamientos que fueron exceptuados como el de la isla Marshall, Islandia, Rusia, Turquía, Argentina, Ecuador, Venezuela, Malta, Filipinas, Italia, entre otros (más información aquí).


En el caso de Rusia, las autoridades financieras rusas han confirmado los supuestos planes del gobierno de emitir la CBDC. Incluso el 13 de octubre, el Banco de Rusia publicó un documento de consulta sobre el desarrollo del rublo ruso digital (más información aquí).


En el comunicado, el banco central dijo que el rublo digital puede convertirse en una "forma adicional de dinero junto al efectivo y no efectivo". El establecimiento del proyecto CBDC de Rusia requerirá la creación de una infraestructura de pago adicional.


El banco también dijo que el rublo digital tendrá "todas las propiedades necesarias para realizar las funciones del dinero".


Según el documento (más información aquí), el rublo digital está diseñado para hacer los pagos "más rápidos, simples y seguros". El banco también señaló que un CBDC como el rublo digital reducirá el riesgo de salida de capital en el país.


Por otro lado, según un post en Facebook del 20 de octubre del Proyecto Sand Dollar, la CBDC de las Bahamas se puso a disposición de los 393.000 residentes de las Bahamas desde aproximadamente las 10:00 PM UTC. Esto hace de las Bahamas el primer país en el mundo en lanzar oficialmente una CBDC (más información aquí).


El Banco Central de las Bahamas se ha estado preparando para el lanzamiento de su CBDC durante unos años. En 2019, inició un programa piloto utilizando 48.000 dólares de Sand Dollars en las islas de Exuma y Abaco, que tienen una población combinada de menos de 25.000 personas. Cada Sand Dollar está vinculado al dólar de las Bahamas, que a su vez está vinculado al dólar de los Estados Unidos.


Además, el CBDC nigeriano, e-Naira, es una CBDC totalmente operacional (más información aquí).


Como reporte adicional, nos gustaría compartir el Reporte CBDC the The Block Research sobre algunos de los proyectos mencionados anteriormente (más información aquí).


Asimismo, existe un gran recurso en línea que identifica y actualiza los proyectos de CBDC a nivel mundial, se llama CBDC Tracker (más información aquí).


Como recurso adicional de enorme importancia compartimos la última actualización del BIS sobre los proyectos CBDCs en el Mundo, ellos enlistan a más de 84 proyectos entre CBDCs minoristas y mayoristas (más información aquí).


Asimismo, es importante mencionar el caso Canadá, el cual generó un reporte sobre las ventajas de generar una CBDC en su jurisdicción (más información aquí). En su reporte argumentó que una CBDC podría ser beneficiosa y probablemente necesario para garantizar una economía digital competitiva y vibrante. Este argumento tiene dos partes. En primer lugar, una CBDC podría aumentar el bienestar en relación con el status quo, al permitir nuevos mercados y aplicaciones. En segundo lugar, una CBDC también podría mitigar las pérdidas de bienestar, limitando los abusos de poder en el mercado y evitando los fallos de coordinación en los pagos y en los nuevos mercados, como el de los contratos inteligentes.


Por último, siguiendo el reporte canadiense, una CBDC podría ser una herramienta para promover la innovación digital ayudando a prevenir los fallos de coordinación y proporcionando acceso abierto a tecnologías prometedoras de uso general, como el dinero programable.


Proyectos más representativos


Independientemente de la existencia de distintos acercamientos a nivel Mundial, queremos destacar tres de los proyectos más importantes:


  • DCEP (Yuan digital)

La Moneda Digital DCEP (Digital Currency Electronic Payment, "DCEP") es una moneda digital nacional en China, construida con tecnología Blockchain y Criptografía. La Moneda está pareada 1:1 con la moneda nacional China, el RenMinBi (RMB). El objetivo general de la Moneda es incrementar la circulación del RMB y darle un alcance internacional, con la esperanza eventual que el RMB se convierta en una moneda global como el dólar americano. 


DCEP es una moneda creada y autorizada por el Gobierno Chino. No es una moneda digital estable de terceros como la CNHT, moneda de Tether pareada 1:1 con el RMB. DCEP es la única moneda digital autorizada en China. 


DCEP no está listada en las plataformas digitales de intercambio de criptomonedas y no será utilizada para especular con su valor. 


China ha expresado de manera muy clara que su Moneda Digital Nacional no será utilizada para fines de especulación comercial. Mu Changchun, el titular del Instituto de la Moneda digital del Banco popular de China ha dicho que el DCEP es “una forma digital del Yuan” y no habrá especulación con su valor” (más información aquí). 


Primeros pasos


DCEP comenzará distribuyendo a todos los bancos comerciales afiliados con el Banco Central de China como el ICBC y el Banco de Agricultura de China. El despliegue de DCEP será similar al del Yuan físico. Este despliegue inicial servirá como una prueba oficial de producción para el sistema monetario, donde la red y seguridad serán validadas. En la segunda fase, DCEP será distribuido a las empresas Fintech más grandes como Tencent y Alibaba para ser usados en WeChat (más información aquí) y AliPay (más información aquí) respectivamente. 


DCEP es una moneda centralizada y soberana, no es posible minar DCEP o participar en la red DCEP. 


Los comerciantes deberán aceptar DCEP. El gobierno ha declarado que todos los comerciantes que acepten pagos digitales (como Apple Pay, AliPay y WeChat) deben aceptar DCEP. Esto le dará a DCEP una aceptación amplia en China, con todos los comerciantes obligados a participar o enfrentar la pérdida potencial de su licencia para comerciar. Esto hará que DCEP sea la moneda digital más aceptada en el Mundo. 


Incluso, Huawei aceptará DCEP, debido al amplio uso de los teléfonos Huawei en China, la compañía tiene lazos fuertes con el Gobierno de China. Incluso se rumora que será el primer adoptante de DCEP. 


Base de pago NFC 

DCEP tendrá una base de pagos con tecnología NFC (Near Field Communication) misma que no requiere que los dispositivos estén conectados a internet durante la transferencia. Esto está preparado como un reemplazo directo del efectivo, ya que DCEP podrá ser usado en áreas sin internet. En adición a lo anterior, DCEP no requiere que el dispositivo esté vinculado con una cuenta bancaria, por lo que la población no bancarizada tendrá acceso a la moneda digital.


China ha establecido una iniciativa para utilizar la tecnología Blockchain (más información aquí), el Presidente Xi JinPing ha declarado que “el desarrollo del país en tecnología Blockchain debe ser acelerado”, esto lo dijo el 24 de octubre del año pasado en frente del Gabinete Político.


Actualmente, DCEP solo está disponible para los Bancos que trabajan directamente con el Banco Popular de China. Esto eventualmente se expandirá al público en general en 2020. 


Si DCEP es aceptado alrededor del Mundo, China tendrá la total supervisión y control sobre la actividad económica de la mitad de la población mundial. DCEP dará la posibilidad de que China pueda trazar y dar seguimiento a los gastos y transacciones de los usuarios e incluso podrá embargar o bloquear los activos digitales de cualquier usuario en sus carteras digitales, esto ya se ha visto con el conocido “sistema de crédito social”, en el cual millones de usuarios se les prohibió comprar boletos de avión mediante sus carteras digitales.


Como único emisor de DCEP, esto le daría al Banco Central Chino una mayor influencia sobre los mercados financieros globales. Al convertirse en la primera potencia mundial en dominar la esfera digital (más información aquí).


Progreso a 2021


El equivalente a algo más de 40 millones de dólares en yuanes digitales chinos ha sido distribuido hasta ahora por la lotería, y el Banco Popular de China ha informado de alrededor de 70 millones de transacciones desde el lanzamiento de su piloto multiciudad limitado en enero de 2021 (más información aquí).