¿Qué son las Stablecoins? ¿Cuál es la reacción de GAFI y el BIS?

Actualizado: 10 ene



Autores: Carlos David Valderrama Narváez (más información aquí) y Diego Montes Serralde (más información aquí)


Contexto


En octubre de 2019, el G20 pidió a GAFI que considerara las cuestiones de PLD/FT relacionadas con las Stablecoins, en particular las Stablecoins globales (es decir, las que tienen potencial para ser adoptadas en masa).


En el mes de junio pasado, el Grupo de Acción Financiera Internacional (“GAFI”) (más información aquí), emitió un reporte dirigido a los ministros de Finanzas y Gobernadores de los Bancos Centrales del G20 sobre las monedas estables o Stablecoins (“Reporte”) (más información aquí).


En adición, en informes complementarios del Consejo de Estabilidad Financiera (“FSB”) (más información aquí) y el Fondo Monetario Internacional (“FMI”) (más información aquí) se examinan otras consecuencias de las Stablecoins, entre ellas su estabilidad financiera y sus repercusiones macroeconómicas.


Un estudio adicional fue realizado por el BIS justamente en octubre de 2019 con relación al impacto de las global Stablecoins (más información aquí).


¿Qué es GAFI?


El Grupo de Acción Financiera Internacional es un organismo inter-gubernamental independiente que desarrolla y promueve políticas para proteger el sistema financiero mundial contra el lavado de dinero, la financiación del terrorismo y la financiación de la proliferación de armas de destrucción masiva. Las recomendaciones del GAFI (más información aquí) son reconocidas como la norma mundial contra el lavado de dinero (“AML”) y la financiación del terrorismo (“CFT”).


GAFI fue creado en 1989 por el G-7 y actualmente cuenta con 37 miembros, 35 países y 2 organismos internacionales.


México forma parte del GAFI, y ha sido evaluado en tres ocasiones en los años 2000 (en este fue aceptado como miembro de pleno derecho), 2003 y 2008; además, cabe destacar que asumió la presidencia del Grupo por el periodo de julio de 2010 a junio de 2011. (más información aquí)


¿Qué son las Stablecoins?


Los Stablecoins son criptoactivos diseñados para imitar el valor de las monedas fiduciarias como el dólar o el euro. Permiten a los usuarios transferir el valor de forma rápida y barata en todo el mundo, manteniendo la estabilidad de los precios.


Las criptomonedas como Bitcoin y Ethereum son notorias por su volatilidad cuando se cotizan contra la moneda fiduciaria. Esto es de esperar, ya que la tecnología Blockchain es todavía muy nueva, y los mercados de criptomonedas son relativamente pequeños.


Como medios de intercambio, las criptomonedas son excelentes desde el punto de vista tecnológico. Sin embargo, las fluctuaciones de su valor las han convertido en inversiones muy arriesgadas, y no son ideales para hacer pagos.


Para cuando una transacción se liquida, las monedas pueden valer mucho más o menos de lo que valían en el momento en que fueron enviadas. Pero las monedas estables o Stablecoins no tienen ese problema. Estos activos ven un movimiento de precios insignificante y siguen de cerca el valor del activo subyacente o la moneda fiduciaria que emulan. Como tal, sirven como activos seguros y confiables en medio de mercados volátiles.


Tipos de Stablecoins


Hay varias maneras en las que una Stablecoin puede mantener su estabilidad por lo que a continuación veremos algunos ejemplos y tipos.


Binance, una de las exchanges y cripto ecosistemas más grandes en el Mundo, mencionan que las Stablecoins se dividen en dos principales rubros (más información aquí):

  • Stablecoins respaldados por Monedas fiduciarias, criptomonedas o commodities.

El tipo de Stablecoin más popular es el que está directamente respaldado por moneda fiduciaria con una proporción de 1:1.


Un emisor central (o banco) mantiene una cantidad de moneda fiduciaria en reserva y emite una cantidad proporcional de Stablecoins.


Por ejemplo, el emisor puede tener un millón de dólares, y distribuir un millón de Stablecoins de un dólar cada una. Los usuarios pueden comerciar libremente con ellas como lo harían con las criptomonedas, y en cualquier momento, los titulares pueden canjearlas por su equivalente en dólares.


Evidentemente, existe un alto grado de riesgo de contrapartida que no se puede mitigar: en última instancia, se debe confiar en el emisor. No hay manera de que un usuario pueda determinar con confianza si el emisor mantiene fondos en reserva. En el mejor de los casos, la empresa emisora puede tratar de ser lo más transparente posible cuando se trata de publicar auditorías, pero el sistema está lejos de ser de confianza.


Es importante saber que el activo subyacente pareado con la Stablecoin pueden ser divisas, criptomonedas como Bitcoin o Ether e incluso commodities como petróleo u oro.


Los Stablecoins basados en commodities no compiten directamente con los Stablecoins de monedas fiduciarias debido a la diferente naturaleza de los activos subyacentes. Al utilizar ambos tipos, los inversores profesionales tienen una forma fácil de diversificar los riesgos (más información aquí).


Ejemplos: USD Tether, True USD, Paxos Standard, USD Coin, Binance USD, DAI, Tiberius Coin, SwissRealCoin y Digix Gold.


  • Stablecoins algorítmicas

Las Stablecoins algorítmicas no están respaldadas por una divisa o una criptomoneda. En su lugar, su respaldo se logra totalmente por algoritmos y contratos inteligentes que gestionan el suministro de las Stablecoins emitidas.


Funcionalmente, su política monetaria es muy similar a la que utilizan los bancos centrales para gestionar las monedas nacionales.


Esencialmente, un sistema algorítmico de Stablecoin reducirá el suministro de Stablecoins emitidas si el precio cae por debajo del precio de la moneda fiduciaria que sigue.


Si el precio supera el valor de la moneda fiduciaria, entran en circulación nuevas Stablecoins para reducir el valor de la moneda fiduciaria.


Ejemplos: Zigzag y Carbon


Beneficios de las Stablecoins


  • Las Stablecoins pueden contribuir al aumento del uso de criptomonedas y empujarlas a su adopción masiva. Ya que son convenientes debido a la ausencia de la enorme volatilidad de los precios (a diferencia de la mayoría de las criptomonedas) mientras se aprovecha la tecnología blockchain.


  • Es mucho más conveniente para la gente utilizar criptomonedas estables que fondos fiduciarios para sus transacciones, ya que las transacciones a través de los servicios de intermediación que aceptan las monedas tradicionales suelen cobrar altas tarifas de transacción.


  • Stablecoins puede aumentar el nivel de descentralización del intercambio. Los intercambios descentralizados carecen actualmente de popularidad, y los Stablecoins pueden dar lugar a una mayor afluencia de nuevos usuarios.


  • Los Stablecoins disminuyen las pérdidas con una caída significativa del mercado. En el momento del colapso del mercado de criptomonedas después de 2018, durante el cual muchas criptomonedas cayeron en un 30-70%, la caída de Tether fue sólo de alrededor del 8%.


Incluso, Maker DAO, creadores de DAI, establecen 10 principales beneficios que otorgan las Stablecoins (más información aquí):

  • Independencia Financiera completa

  • Generación de dinero auto-soberana

  • Ahorros

  • Estable en medio de la volatilidad

  • Remesas convenientes, rápidas y de bajo costo

  • Servicio todo el tiempo

  • Puertas de entrada/salidas convenientes

  • Transparencia por encima y más allá del sistema financiero tradicional

  • Impulsor del ecosistema y constructor de finanzas descentralizadas

  • Beneficios inherentes de la tecnología Blockchain.


Diseño Económico de las Stablecoins


Para realmente obtener los beneficios derivados del uso de Stablecoins, un diseño económico apropiado es necesario.


En ese sentido, el profesor Christian Catalini, co-creador de Diem (antes Libra) (más información aquí), junto con el Research Scientist Alonso de Gortari de Novi (antes Calibra) (más información aquí) escribieron un artículo de investigación denominado "On the Economic Design of Stablecoins", enfocado en el riesgo de reserva de los distintos tipos de Stablecoins y en la forma de generar una stablecoin realmente sólida y duradera para un uso generalizado (el "Artículo") (más información aquí).


Los resultados del Artículo son variados, pero en términos generales, se identifican dos dimensiones críticas que sustentan el diseño económico de toda stablecoin:

  1. La volatilidad de los activos de reserva frente al activo de referencia, que define el perfil de riesgo de la stablecoin para los tenedores de las stablecoins; y

  2. El grado de exposición de la stablecoin al riesgo de una espiral de muerte (death spiral).

Dado que las cinco principales stablecoins en dólares han emitido más de 110.000 millones de dólares en criptoactivos, no está claro cuántas de estas stablecoins serían redimidas o reembolsadas a sus usuarios a la par del valor de referencia en caso de crisis.


Desde el punto de vista del diseño económico, las stablecoins se enfrentan a un reto clave: "garantizar que su precio se negocie a la par (o cerca) de su activo de referencia".


Cuando su precio supera la paridad, las stablecoins pueden restablecer la paridad simplemente emitiendo nuevas monedas. Esto aumenta la oferta de monedas y ejerce una presión a la baja sobre el precio. Los ingresos de la venta se convierten en activos de reserva y están disponibles para hacer frente a futuros reembolsos. En cambio, cuando el precio se negocia por debajo de la paridad, las stablecoins necesitan crear una presión al alza sobre el precio mediante la reducción de la oferta. Para retirar las monedas de la circulación, el emisor de la stablecoin debe liquidar los activos de reserva y recomprar las monedas a la par (o cerca de la par). En el Artículo, los autores describen gráficamente esta situación:


La pregunta es entonces, ¿en qué tipo de activos debe basarse el protocolo y reserva de la stablecoin? En el fondo, esto se trata de una pregunta sobre lo que puede ocurrir con la reserva entre la emisión y el reembolso de las stablecoins.


Recordemos que existen dos dimensiones de riesgo. En primer lugar, si el valor de los activos de reserva en relación con el activo de referencia (por ejemplo, el dólar) es volátil para empezar, y en segundo lugar, si los activos de reserva son susceptibles de sufrir una espiral de muerte (death spiral). A continuación, analizaremos cada una de ellas.


Volatilidad


La volatilidad de los activos de reserva en relación con el activo de referencia determina la cantidad de reserva de una moneda estable que se necesita en cualquier momento para mantener la paridad de la stablecoin 1:1 o cercana.


En un extremo, el valor de la reserva y del activo de referencia se mueven en perfecta sincronía, la proporción de activos necesarios para quemar una determinada proporción de la oferta es constante y la reserva tiene un riesgo cero. Esto sólo es cierto para los CBDC (más información aquí), ya que el banco central controla tanto el activo digital como el de referencia. Aunque las monedas fiduciarias pueden tener una baja volatilidad, también necesitan un colchón de capital adecuado para compensar las posibles pérdidas debidas al riesgo crediticio, de mercado, de liquidez y operativo.


En el otro extremo, una stablecoin que esté respaldada por activos que no sean de tipo fiduciario (i.e. dólar, euro o peso), como las crypto-backed stablecoins, tendrá dificultades para defender su paridad. En el caso de estas monedas, la proporción de activos de reserva necesarios para recomprar una parte determinada de la oferta de stablecoin fluctuará drásticamente a lo largo del tiempo.


Death Spiral


Según el diccionario de la Universidad de Cambridge, una espiral de muerte se refiere a una situación que no deja de empeorar y que es probable que acabe mal, con un gran daño o perjuicio (más información aquí).


Ahora bien, respecto a las stablecoins, es probable que se produzcan espirales de muerte siempre que el valor de la reserva de una stablecoin esté vinculado al éxito futuro de la propia stablecoin, por ejemplo mediante la inclusión de un token de inversión como parte de los activos de reserva. Dado que estos tokens se mueven en valor con los cambios en las expectativas sobre el éxito de la stablecoin, son el tipo de activo más arriesgado, ya que su volatilidad aumenta exactamente cuando una stablecoin los necesita más para satisfacer los reembolsos y restaurar la paridad.


Los autores del Artículo generaron un diagrama que demuestra la probabilidad de una espiral de muerte según el diseño de la reserva de la stablecoin:


Además, estos tokens pueden desencadenar una cascada de reembolsos y perder su valor incluso si la stablecoin está inicialmente sobrecolateralizada. Todo lo que se necesita es un choque inicial en las expectativas que provoque una primera oleada de reembolsos y ponga en tensión la reserva. Ahora, bajo tensión, la stablecoin sufriría una pérdida de confianza adicional y más reembolsos. Este negative feedback loop, si no se detiene, puede convertirse rápidamente en una espiral de muerte. Además, como el mercado sabrá desde el principio cómo podría desarrollarse, incluso el miedo a una corrida financiera puede desencadenarla.


Una espiral de muerte se desencadenaría de la siguiente forma en estos escenarios:


En conclusión, para hacer frente a estos riesgos (volatilidad y espiral de muerte), las stablecoins respaldadas por fiat deben basarse en reservas de activos líquidos de alta calidad y estar sujetas a un marco jurídico que proteja a los usuarios del riesgo crediticio, del riesgo de mercado y del riesgo operativo, así como de la insolvencia o la quiebra del emisor de dichos criptoactivos.


Aunque los diseños de las monedas descentralizadas eliminan la necesidad de confiar en un intermediario, están expuestos a espirales de muerte o son muy ineficientes en términos de capital, ya que deben estar muy sobrecolateralizados para compensar la falta de un intermediario. Si bien estas compensaciones pueden ser aceptables para casos de uso limitados dentro del espacio de las criptomonedas, sin un avance en el diseño de las stablecoin descentralizadas, es probable que limiten la utilidad de estas monedas para su adopción generalizada.


Los proyectos de stablecoin descentralizados, por su diseño, no construyen una interfaz con el sistema bancario tradicional y operan sin depender de acuerdos legales. Como resultado, se enfrentan al reto más difícil y de mayor intensidad, el mantener la estabilidad de capital frente a una moneda off-line, mientras que sólo pueden utilizar activos online y volátiles como las criptomonedas para su reserva.


Aunque el mayor riesgo de volatilidad que esto conlleva puede contrarrestarse en parte con unos ratios de sobrecolateralización elevados (por ejemplo, 1,5 dólares de respaldo por cada dólar de stablecoin emitido), ninguno de los diseños existentes puede garantizar los reembolsos a la par en condiciones extremas. Esto es especialmente grave en el caso de las stablecoins algorítmicas, en las que el valor de la reserva está ligado al propio éxito de la stablecoin a través de un token de inversión. Aunque algunas stablecoins descentralizadas han mostrado cierta resistencia a las tensiones del mercado, esto se debe directamente al hecho de que dependen en gran medida de stablecoins respaldadas por fiat para su reserva, heredando esencialmente algunas de las propiedades de sus alternativas más centralizadas.


En consecuencia, las stablecoins respaldadas por fiat parecen ser la única forma de garantizar la estabilidad a largo plazo. Pero no basta con respaldar una stablecoin con activos de baja volatilidad frente a ese activo de referencia. Los activos de reserva deben ser de alta calidad, líquidos y estar integrados en un marco jurídico que proteja a los usuarios. Cuando se cumplen estas condiciones, las stablecoins pueden ofrecer no sólo medios de pago eficientes, sino también una mayor competencia en los servicios financieros y nuevos casos de uso.


Reporte de GAFI


Ahora bien, ¿qué dice GAFI respecto a las Stablecoins? para saberlo es importante destacar cómo inicia su reporte de GAFI:


“Los llamados Stablecoin tienen el potencial de estimular la innovación y la eficiencia financiera y mejorar la inclusión financiera. Si bien hasta ahora las llamadas "Stablecoins" sólo se han adoptado en pequeña escala, las nuevas propuestas tienen el potencial de ser adoptadas en masa a escala mundial, en particular cuando están patrocinadas por grandes empresas tecnológicas, de telecomunicaciones o financieras. Al igual que en cualquier otro sistema de transferencia de valor en gran escala, esta propensión a la adopción masiva los hace más vulnerables a ser utilizados por delincuentes y terroristas para blanquear el producto de sus delitos y financiar sus actividades terroristas, aumentando así considerablemente el riesgo de que sean objeto de uso indebido con fines de blanqueo de dinero y financiación del terrorismo.”


Sabemos, como el GAFI establece, que las Stablecoins tiene un gran potencial para estimular la innovación y la eficiencia financiera y mejorar la inclusión financiera, pero también sabemos que existen riesgos relacionados con el lavado de dinero asociados a cualquier criptomoneda.


Riesgos LD/FT


El Reporte establece los siguientes riesgos asociados:


Al igual que en el caso de los riesgos de LD/FT que plantean los activos virtuales en términos más generales, el GAFI identificó: (i) el anonimato, (ii) el alcance mundial; (iii) la estratificación; y (iv) adopción masiva, como vulnerabilidades particulares del LD/FT para los Stablecoins.


  • Anonimato: El anonimato es uno de los principales riesgos potenciales de LD/FT que plantean los activos virtuales. Muchos activos virtuales tienen Blockchain públicos, sin permisos y descentralizados. Si bien el Blockchain puede ser accesible al público, es posible que el registro no incluya ninguna información de identificación del cliente. Tampoco puede haber ningún administrador central que supervise las transacciones. Otros activos virtuales son privados y/o autorizados, con sólo un grupo limitado de entidades capaces de iniciar transacciones o ver y verificar la Blockchain. Algunos activos virtuales, conocidos como monedas de privacidad o monedas de anonimato, tienen un software criptográfico adicional que puede ocultar aún más las transacciones.


  • Alcance Global: Los activos virtuales pueden negociarse e intercambiarse por Internet y pueden utilizarse para pagos y transferencias de fondos transfronterizos. Además, los activos virtuales suelen depender de complejas infraestructuras en las que intervienen varias entidades, a menudo repartidas en varias jurisdicciones, para transferir fondos o ejecutar pagos. Uno de los principales casos de uso de los llamados Stablecoins es su supuesta capacidad de ser una forma mucho más rápida, barata y eficiente de realizar transferencias transfronterizas, al tiempo que se abordan los problemas de volatilidad que plantean algunos activos virtuales. Las transferencias transfronterizas (como las transferencias por cable o los pagos de remesas) son intrínsecamente de mayor riesgo que los pagos nacionales, y están sujetas a medidas adicionales de PLD/FT en virtud de la Recomendación 16 de las normas del GAFI.


  • Estratificación: La capacidad de intercambiar rápidamente entre diferentes activos virtuales, una técnica conocida como "salto en cadena", permite la estratificación múltiple de fondos ilícitos en un plazo breve, lo que permite un disfraz más sofisticado de los orígenes de los fondos. Las redes profesionales de LD también parecen haber empezado a explotar esta vulnerabilidad y a utilizar los activos virtuales como uno de sus medios para blanquear el producto ilícito. Los denominados Stablecoins que pueden cambiarse rápidamente por activos virtuales o monedas fiduciarias podrían compartir esta vulnerabilidad.


  • Adopción masiva: La adopción generalizada de los activos virtuales existentes como medio de pago por parte de las empresas y los consumidores se ha visto frenada por varios factores, entre ellos la volatilidad de sus precios, la complejidad de su utilización, las preocupaciones relativas a la confianza y la seguridad y la falta de aceptación general de los activos virtuales como medio de pago. Si bien la situación sigue evolucionando, algunos de los llamados Stablecoins propuestos tienen el potencial de superar varios de estos factores limitantes. Los denominados Stablecoins están diseñados para superar los problemas de volatilidad de los precios que a menudo se asocia con muchos activos virtuales. Algunos de los denominados Stablecoins propuestos se basaron en sistemas de comunicación y mensajería preexistentes, que prometen hacerlos más sencillos y fáciles de usar (por ejemplo, integrándose en aplicaciones de mensajería o de redes sociales con interfaces de usuario sencillas y una base de usuarios mundial ya existente de cientos de millones).

Estándares


Ahora bien, en junio de 2019, GAFI emitió estándares aplicables en materia de PLD/FT a los activos virtuales y sus proveedores de servicio estableciendo el primer estándar regulatorio para activos virtuales. Se emitió una nueva guía sobre el enfoque basado en el riesgo para los activos virtuales y los proveedores de servicio de activos virtuales (“VASPs”) (más información aquí).


Los Estándares del GAFI definen los activos virtuales y los VASPs y les aplican toda la gama de requisitos PLD/FT establecidos en la Recomendación 15 y su Nota Interpretativa (más información aquí).


Según esas normas, las jurisdicciones deben evaluar los riesgos de LD/FT que plantean los activos virtuales y permitir y regular los activos virtuales y las actividades de los VASPs o prohibirlos. Si las jurisdicciones regulan las VASP según lo dispuesto en los Estándares del GAFI, éstas están sujetas a las mismas medidas preventivas PLD/FT que otras instituciones financieras y entidades obligadas a cumplir con las normas PLD/FT, con sujeción a las calificaciones sobre las normas de debida diligencia con respecto al cliente y las transferencias electrónicas (la "norma de los viajes").


Las jurisdicciones también deben contar con regímenes de supervisión que les permitan otorgar licencias o registrar a las VASPs y responder a las solicitudes de cooperación internacional relativas a las VASPs. Si una jurisdicción decide prohibir las VASPs, debe tomar medidas contra el incumplimiento de la prohibición


Desde su adopción en junio de 2019, el GAFI ha estado trabajando para garantizar la aplicación rápida y eficaz de los Estándares por todas las jurisdicciones y vigilar los riesgos de LD/FT que plantean los activos virtuales. En consecuencia, el GAFI ha emprendido un examen exhaustivo de 12 meses de los Estándares (más información aquí).


En ese examen se ha constatado que se han realizado progresos por parte de las jurisdicciones y el sector de los activos virtuales en la aplicación de los Estándares del GAFI. 25 de los 39 miembros del GAFI, incluidos 12 miembros del G20, informaron de que ya han transpuesto los Estándares del GAFI a su marco nacional de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.


Aplicación de los Estándares a las Stablecoins


En el Reporte, GAFI buscó aplicar los mencionados Estándares a los riesgos identificados para las Stablecoins.


En ese sentido y para comprender cómo se aplican los Estándares del GAFI a las Stablecoins y si los Estándares son suficientes para mitigar los riesgos de LD/FT, GAFI evaluó las cinco mayores "Stablecoins" existentes por capitalización de mercado:

  • Tether;

  • USD Coin;

  • Paxos;

  • TrueCoin;

  • Dai

Asimismo, se evaluaron dos propuestas de Stablecoins:

  • Libra;

  • Gram.

Un factor determinante es el grado de centralización o descentralización de la Stablecoin y si hay empresas que realizan actividades que están contempladas en los Estándares del GAFI.


En un acuerdo centralizado, una entidad rige el acuerdo, y puede operar el mecanismo de estabilización y transferencia, y actuar como interfaz de usuario (por ejemplo, ofreciendo servicios de custodia de la cartera y de intercambio y transferencia).


En un arreglo descentralizado, puede no haber una entidad central que gobierne el sistema, y las funciones de estabilización y transferencia y la interfaz de usuario pueden estar distribuidas entre una serie de entidades diferentes o realizarse a través de programas informáticos.


En algunos casos, puede haber elementos tanto centralizados como descentralizados, por ejemplo, un órgano de gobierno y terceros con responsabilidad por funciones específicas (por ejemplo, intercambio o provisión de carteras). Por ejemplo, una Stablecoin puede operar la estabilización de manera centralizada, pero la interfaz de usuario puede estar distribuida entre otros VASPs.


Puede haber un límite a la medida en que un denominado Stablecoin puede descentralizarse totalmente antes de su lanzamiento debido a la necesidad de que alguien impulse el desarrollo y el lanzamiento del proyecto.


Sobre la base de la evaluación de las distintas Stablecoins, el GAFI llegó a la conclusión de que las normas se aplican suficientemente a las entidades que participan en estos acuerdos para mitigar los riesgos de LD/FT.


Cuando existan y sean suficientemente identificables, los órganos centrales de gobierno serán, en general, entidades obligadas a cumplir con las normas PLD/FT. Al igual que otras entidades del acuerdo, como los servicios de intercambio y transferencia y los proveedores de carteras de custodia.


Si bien los acuerdos descentralizados, a primera vista, pueden conllevar mayores riesgos de LD/FT debido a su funcionamiento difuso, estos riesgos están limitados por lo que parecen ser sus aparentes barreras naturales a la adopción masiva.


Los acuerdos centralizados pueden tener un mayor potencial de adopción masiva, particularmente cuando se pretende integrarlos en plataformas de telecomunicaciones, sin embargo, es probable que tengan entidades más claramente identificadas sujetas a la regulación PLD/CFT. Además, como se ha señalado anteriormente, incluso los productos descentralizados pueden necesitar un punto de control centralizado en la etapa previa al lanzamiento.


Riesgos residuales


GAFI considera que las medidas preventivas exigidas a los intermediarios en virtud de los Estándares del GAFI han servido para mitigar los riesgos de LD/FT que plantean las Stablecoins actualmente existentes. Por consiguiente, GAFI no considera que los Estándares del GAFI necesiten ser enmendadas en este momento. No obstante, GAFI reconoce que se trata de una esfera que evoluciona rápidamente y que debe ser objeto de una estrecha vigilancia y que las jurisdicciones deben aplicar eficazmente los Estándares.


GAFI ha identificado también posibles riesgos residuales que pueden requerir la adopción de medidas adicionales, entre los que se incluyen los Stablecoins situados en jurisdicciones con marcos PLD/CFT débiles o inexistentes (que no aplicarían adecuadamente las medidas preventivas PLD/CFT) y los denominados "Stablecoins" con estructuras de gobernanza descentralizadas (que pueden no incluir un intermediario que pueda aplicar las medidas PLD/CFT) y las transacciones anónimas entre pares a través de carteras no custodiadas (que no se realizarán a través de un intermediario regulado).


Plan de Acción del GAFI


En consecuencia, GAFI propone cuatro medidas:


a) GAFI pide a todas las jurisdicciones que apliquen con carácter prioritario los Estándares del GAFI sobre activos virtuales y VASPS.


b) GAFI examinará la aplicación y el impacto de los Estándares antes de junio de 2021 y considerará si es necesario realizar nuevas actualizaciones. Esto incluirá la supervisión de los riesgos que plantean los activos virtuales, el mercado de activos virtuales y las propuestas de acuerdos con potencial de adopción masiva que puedan facilitar las transacciones anónimas entre pares.


c) GAFI proporcionará orientación a las jurisdicciones sobre los denominados Stablecoins y los activos virtuales, como parte de una actualización más amplia de su orientación. En ella se expondrá con más detalle cómo se aplican los controles PLD/FT a los denominados Stablecoins, incluidas las herramientas de que disponen las jurisdicciones para hacer frente a los riesgos de LD/FT que plantean las transacciones anónimas entre pares a través de carteras no custodiadas.


d) GAFI mejorará el marco internacional para que los supervisores de las VASP cooperen y compartan información y refuercen sus capacidades, a fin de desarrollar una red mundial de supervisores que supervisen estas actividades


Recomendación 15


Todo lo anterior es producto de la aplicación de la Recomendación 15 de GAFI que establece:


Los países y las instituciones financieras deben identificar y evaluar los riesgos de lavado de dinero o de financiación del terrorismo que pueden surgir en relación con:


a) el desarrollo de nuevos productos y nuevas prácticas comerciales, incluidos nuevos mecanismos de entrega, y


b) la utilización de tecnologías nuevas o en desarrollo tanto para los productos nuevos como para los ya existentes.


En el caso de las instituciones financieras, esa evaluación del riesgo debería tener lugar antes del lanzamiento de los nuevos productos, las prácticas comerciales o la utilización de tecnologías nuevas o en desarrollo. Deberían adoptar medidas apropiadas para gestionar y mitigar esos riesgos.


Para gestionar y mitigar los riesgos que surgen de los activos virtuales, los países deberían asegurarse de que los proveedores de servicios de activos virtuales estén regulados a efectos de PLD/CFT, y cuenten con una licencia o estén registrados y sujetos a sistemas eficaces de vigilancia y garantía del cumplimiento de las medidas pertinentes previstas en las Recomendaciones del GAFI.


CBDC


El reporte tambié